Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Las tapas gratis en el Madrid de los Austrias

viernes, marzo 22nd, 2019

Circulan en las redes sociales chistes fáciles relativos a los miles y miles de catalanes que el pasado sábado invadieron pacíficamente Madrid para manifestarse por el independentismo, los políticos presos y la democracia.

Dicen las ocurrencias que muchos de los que fueron a la capital han pedido volver a manifestarse en ella por el trato amable que recibieron, los muchos atractivos de la ciudad, y, especialmente, porque en los bares del Madrid de los Austrias les servían una tapa gratis con la bebida, costumbre prácticamente desconocida en Catalunya.

Bromas aparte, aunque resulte paradójico, los manifestantes clamaron por la misma democracia española cuyas leyes les amparan para que puedan paralizar el centro de la capital y pedir la independencia del Estado al que pertenecen. ¿Dónde está, entonces, el sistema opresor y la falta de libertades que repiten para justificar los actos ilícitos de sus más altos representantes?

Es el caso del president de la Generalitat, tristemente célebre entre otros muchos motivos por sus tuits xenófobos contra los españoles. A pesar de mantenerse como simple acólito de su antecesor, Quim Torra ha hecho de sus proclamas atrevidas contra el Estado, una hoja de ruta para bordear los delitos sin llegar a cometerlos.

Sin embargo, sigue tensando la cuerda al desobedecer la órden de la Junta Electoral Central hasta el punto de mofarse de ella, incluso pese a la recomendación de una institución catalana como el Síndic de Greuges.

Como consecuencia el president se va a enfrentar por primera vez a una posible inhabilitación, aunque ahora se abren los plazos interminables para los recursos.

Torra suelta bravatas contra el Estado y observa a diario dónde están sentados hoy los consellers que le precedieron o dónde vive su antecesor. Aunque pueda dar esa sensación, Torra no es tan necio como parece. O sí. Y además se toma las tapas gratis en Madrid.

«Aires de cambio»

sábado, marzo 16th, 2019

Cuanto menos el lema que transmite el Partit Popular de Menorca para las próximas citas con las urnas es objetivamente cierto. «Aires de cambio» ha acuñado la formación conservadora de la Isla para concurrir a las elecciones generales, autonómicas y municipales.

Entre Congreso, Senado, Ayuntamientos y Consell, la veterana Águeda Reynés es la única que repite al frente de la candidatura de Maó con el propósito de recuperar la vara de mando. La apuesta para el resto de sillones ofrece más garantías en algunos casos, mucho riesgo en otros e incertidumbre en los demás, con más veteranía que juventud entre los cabezas de lista.

El PP solo conservó dos alcaldías en los pasados comicios -Alaior y Es Castell-, de ahí que el listón para mejorar aquellos resultados, a priori, esté lo suficientemente bajo como para superarlo.

La elección de Antoni Juaneda devuelve a la formación en Ciutadella más expectativas que las que tuvo con Juanjo Pons en 2015, en función del carisma del que goza el que fuera vicepresidente del Consell y director insular de la AGE, entre otros muchos cargos que acreditan su experiencia.

La designación más sorprendente del PP se ha dado en Alaior con José Luis Benejam, un comunicador de verbo inagotable para dar continuidad a la gestión de la presidenta del partido y ahora candidata al Consell, Misericordia Sugrañes.

El punto más juvenil lo incorpora Cristóbal Pons Sintes, en Es Mercadal, frente a la fortaleza del actual alcalde Francesc Ametller. Pedro Pons (Ferreries), Loles Tronch (Sant Lluís), Antonia Camps (Es Migjorn) y Dionisio Marí (Es Castell) llevan años en política aunque no hayan liderado una lista. Aurora Herráiz, al Senado, y Ana Lía Noval, al Congreso, completan la apuesta renovadora del PP, que lo es para esos escaños. Otra cosa es que le sirva para revertir el desplome de hace cuatro años.

Verge del Toro, entre pasado y futuro

viernes, marzo 8th, 2019

Doce años después ha regresado esta semana la actividad en torno al Hospital Verge del Toro, aunque nada tenga que ver con el tránsito de pacientes, familiares y personal médico y sanitario que definió su uso durante casi seis décadas concediendo a la barriada de las Tanques del Carme un protagonismo indiscutible en el conjunto de la ciudad de Maó. Menorca entera pasó por la calle Barcelona y alrededores para acudir alguna vez a la residencia sanitaria.

Vecino de tan singular construcción levantada en 1951, el inicio de las obras para la recuperación del antiguo hospital, verlo abierto de nuevo, provoca emoción y cierta nostalgia porque entre sus paredes todos tenemos recuerdos buenos y menos buenos.

Uno de los edificios más emblemáticos de la Isla vuelve a mostrar, pues, apertura de puertas y ventanas de sus primeras plantas a medida que los obreros comienzan los trabajos para rehabilitar fachada, cubierta y estructura con una primera inversión de 2,7 millones de euros.

Francina Armengol, la misma presidenta del Govern que en 2016 distraía la adopción de decisiones -al contrario de lo que hacía con Son Dureta o Can Misses- porque, afirmaba, el Verge del Toro presentaba un estado ruinoso, transitaba el lunes por sus pasillos para presentar el inicio de las obras después de que los arquitectos le enmendaran aquella declaración. No tenía mucho de qué presumir, como tampoco sus predecesores porque entre la inacción de unos gobiernos y la falta de determinación y errores de otros, el hospital quedó en un lamentable olvido durante demasiados años acentuando un lamentable y visible deterioro.

El tiempo, una vez concluida la reforma y evaluado su coste, determinará si esta ha sido la solución más plausible en lugar de su demolición para levantar otro centro más moderno y funcional.

Pero verlo en pie y rehabilitado por muchos años más supone establecer una conexión con el pasado de la Isla mirando hacia el futuro.

Náutica y Benito Reynés, adelante

viernes, marzo 1st, 2019

Representa siempre una satisfacción cualquier tipo de reconocimiento público al ejercicio profesional. Más aún si este se asocia al éxito indiscutible de una empresa familiar, en este caso radicada en Maó, y especializada en algo tan propio de una isla como se trata la prestación de un servicio que deriva de su indisoluble relación con el mar.

No es frecuente, pero Náutica Reynés, la firma cuyo embrión gestara en 1935 un emprendedor sin complejos, el abuelo Benito Reynés, fue distinguida anoche en Palma con el premio Ramón Llull que concede el Govern balear a personas físicas o jurídicas que hayan destacado por la labor prestada en los ámbitos cultural, deportivo, jurídico, empresarial, cívico, humanitario, de investigación, de enseñanza y lingüístico.

Muy pocas empresas privadas pueden presumir de estar en posesión de este reconocimiento desde que lo instaurara el Govern en 1997, lo que magnifica todavía más el premio que recogió tarde Benito Reynés, tercera generación de la saga familiar.

Moderado, discreto, con una pizca de timidez que contrasta con su determinación para manejar el negocio, el que fuera directivo y presidente del Menorca Bàsquet en las Ligas ACB y LEB Oro ha visto compensado también moralmente su esfuerzo particular con esta distinción en tanto que propietario y máximo representante de la empresa.

Situado en la jubilación activa, con el traspaso generacional en marcha y acelerado hacia su hijo Óscar, fiel heredero de la saga de empresarios, Benito y toda su familia tienen un nuevo motivo de orgullo. El ‘Ramon Llull’ supone una merecida alegría que ha de servir a toda la familia para mantener la lucha y acrecentar el positivismo con el que están superando las circunstancias adversas que se les han presentado en los tiempos más recientes. Ánimo y enhorabuena.

Mantengan sus pertenencias controladas

viernes, diciembre 21st, 2018

Por supuesto que resulta más agradable escuchar las Cuatro Estaciones de Vivaldi interpetada por una orquesta local que esa advertencia reiterada tan cansina: «Rogamos mantengan sus pertenecencias controladas en todo momento», durante las esperas en las terminales aeroportuarias. Los sistema de detección de armas y explosivos permiten descubrir el tubo de pasta de dientes o el frasco de perfume si excede los 100 miligramos, pero no intuyen a los amigos de lo ajeno cuando pasan por debajo del arco.

Ese mensaje que dispara la megafonía de los aeropuertos una y otra vez entre las llamadas a las puertas de embarque puede perder consistencia ante los acordes de la música clásica. Esa es una de las sorprendentes iniciativas que ha ideado AENA para endulzar la espera en sus terminales y darle un matiz más cultural a varias de sus instalaciones nacionales, entre ellas el aeropuerto de Menorca.

Otra de las decisiones del gigante, líder en operadores aerportuarios del mundo por número de pasajeros, ha sido la de construir una sala vip en el aeródromo insular, con un coste que supera los 400.000 euros, al que contribuiremos todos los españoles por tratarse de una empresa estatal.

Seguro que será una comodidad añadida para los más habituales de estos exclusivos espacios donde se puede descansar, comer y beber a discreción. Pero en un aeropuerto como el menorquín, que no es de conexión más que para los asiáticos sin documentación legal que pretenden llegar al Reino Unido, no parece que sea una inversión extremadamente necesaria.

Si AENA pretende mejorar la consideración de sus usuarios podría empezar por regularizar sus tasas a la baja, que tanto encarecen los billetes, mejorar sus servicios generales, abaratar el coste de los parkings o poner precios más razonables en sus establecimientos de restauración antes que organizar conciertos en las terminales o levantar lugares destinados a las very important people.

La vigencia de los puentes en la ‘general’

viernes, diciembre 14th, 2018

En plena recta final de la legislatura el gobierno del Consell se ha dado de bruces con la realidad que le va a impedir ejecutar la bandera de las demoliciones enarbolada con supuesta determinación para acceder a la plaza de la Biosfera, recogiendo el sentir de una parte de la sociedad insular contraria a la reforma auspiciada por el PP en la carretera general.

Informes técnicos y jurídicos internos y externos a la institución, por fin dados a conocer, acaban de torpedear el compromiso que cosió a las fuerzas políticas de izquierda para derruir los puentes medio construidos. Los mismos informes, además, descartan la alternativa de los consellers de Cultura y Movilidad que propusieron las rotondas a nivel, tanto desde el punto de vista técnico, paisajístico como económico.

El propósito de encontrar un amparo de los ingenieros a aquella decisión política ha resultado calamitoso. Ejecutar una voluntad ideológica transformada en decisión política no avalada por los técnicos competentes puede conllevar responsabilidades jurídicas a medio plazo. Y cualquiera las asume después de las experiencias más próximas en el tiempo.

Más frustrante debe resultar incluso para el tripartito que tampoco el argumento económico ampare contundentemente la demolición, tanto como las soluciones que han arbitrado hasta el momento, pocas o ninguna para eliminar las rotondas a doble nivel que eliminen los giros a la izquierda.

Como consecuencia las costuras del pacto de gobierno se han abierto a cinco meses vista de las nuevas elecciones tras el desmarque atrevido de Podemos que ha revelado discrepancias ocultas entre las tres formaciones.

Encontrar una salida consensuada, rápida y que sea convincente, entre Més, Podemos y PSOE parece ahora tarea complicada. En todo caso, la demolición pasará a mejor vida al menos durante esta legislatura. Los puentes a medio construir siguen más vigentes que nunca y la carretera continúa en precario casi cuatro años después.

Si la droga circula es que hay consumo

viernes, diciembre 7th, 2018

La exitosa operación policial diseñada y ejecutada por diferentes brigadas de la Comisaría de la Policía Nacional de Maó, ha permitido desarticular esta semana una organización criminal perfectamente estructurada que se dedicaba a introducir y vender drogas en la misma ciudad y en otras localidades próximas.

La investigación, culminada con diez detenciones, ha supuesto la intervención de más de un kilo de cocaína, 16.330 euros en metálico y tres vehículos, entre otros objetos incautados.

A principios de año, también la Policía Nacional de Ciutadella practicó otras dos detenciones a ‘narcos’ a los que intervino 850 gramos de cocaína.

En agosto, la Guardia Civil montó un dispositivo en las fiestas de Ferreries que sirvió para desarticular el punto de venta clave de esa población donde se encontraron 750 gramos entre cocaína, hachís y marihuana. Y durante el resto de año se han contabilizado otras detenciones de jóvenes y adultos dedicados al menudeo en la Isla.

Las tres operaciones principales de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado se han traducido en 15 detenciones de pequeños o medianos traficantes, ahora apartados de la amenaza que representan para la sociedad en un año que ha resultado especialmente conflictivo en función de estas aprehensiones mayores.

La incautación de cerca de dos kilos de cocaína, así como las dosis de marihuana, hachís y otras sustancias suponen la constatación del peligro al que están expuestos los más jóvenes y vulnerables a quienes se ofrece la droga en puntos de ocio juvenil y adulto.

La introducción de la droga en la Isla y su posterior distribución y venta constituye, además, la otra coordenada sobre la que se cimenta esta lacra social. Si hay tráfico es porque hay consumo. Y lo hay. Ese es el problema.

La figura del inquilino-okupa

viernes, noviembre 30th, 2018

Movidos por la crisis de hace unos años y la falta de recursos pero también en muchos casos por la desvergüenza y la enorme dureza de su rostro, al amparo del drama de los desahucios sufridos por miles de personas en este país, se han adherido los denominados inquilinos-okupas.

Es esta una figura perfectamente reconocible a posteriori, es decir, cuando el dueño del inmueble asume que ha caído en la trampa, que no solo no va a cobrar sino que cuando logre que el moroso salga de su casa y deba reponer y reparar lo que encuentre dañado o sustraído, el alquiler habrá sido una ruina.

Bien por el exceso de confianza o por la discutible rigurosidad de algunas inmobiliarias para asegurar su comisión, resulta que los inquilinos-okupas son capaces de vivir de forma transumante de un piso a otro año a año hasta que los dueños consiguen desalojarlos tras pasar por un farragoso y exasperante proceso judicial desde que dejan de cobrar el alquiler. Ante la lentitud de la justicia, los desahucios-express se circunscriben a casos muy concretos, pero hay muchos otros que se eternizan.

Mientras tanto esta clase de arrendatarios se han apropiado de la casa, dejan de pagar los recibos y, en ocasiones, cuando la policía y la autoridad judicial les obligan a salir de la vivienda esta queda en un estado lamentable. Antes, incluso, han apelado a la humanidad general para clamar por su situación de desamparo. Movilizan a plataformas sociales que defienden el derecho de todos a la vivienda, cuando en muchos casos se están aprovechando de otros.

El propietario está indefenso porque el inquilino-okupa es insolvente para asumir cualquier condena económica. No hay reparación que valga para esos dueños cuyas denuncias no dejan de ser un brindis al sol a pesar de que los haya que precisen esa renta para salir adelante.

La España de los políticos y la del resto

viernes, noviembre 23rd, 2018

¡Qué paradoja! Mientras el célebre escritor y periodista Manuel Vicent enumeraba la semana pasada en El País aquellas cualidades que han llevado a organismos internacionales de toda solvencia a declarar recientemente a España como el mejor país del mundo para nacer, el más sociable para vivir y el más seguro para viajar solos sin peligro por todo su territorio, los españoles sufrimos la imagen terrible de buena parte de la clase política cuya talla chirría bajo cualquier consideración. ¿Es posible ese balance en el diario londinense The Economist, por ejemplo, a pesar de quienes nos representan?

El último episodio del Congreso, protagonizado anteayer por el diputado (?) de Esquerra Republicana, Gabriel Rufián, expulsado del hemiciclo por la presidenta, y el supuesto escupitajo de su compañero al ministro Borrell, no puede interpretarse como un hecho aislado, tampoco como un síntoma de deterioro sino como la constatación de una patología de descreimiento generalizado. Intercambios de insultos, sucesivas perfomances vergonzosas a cargo del político más bufón de la historia de la democracia en España, y por encima de todos ellos un presidente interino que presume de esquizofrenia aún a costa de acumular toneladas de descrédito por lo que dijo antes y lo que dice ahora.

Uno lee la larga relación de parabienes a España que llegan desde el exterior y observa el día a día de los que están al frente del país y acierta a entender el conflicto permanente o las dudas inevitables que despierta el poder judicial, tan de moda estos días.

Como escribía Vicent, «todo esto demuestra que en realidad existen dos Españas, no la de derechas o de izquierdas, sino la de los políticos nefastos y líderes de opinión bocazas que gritan, crispan, se insultan y chapotean en el estercolero y la de los ciudadanos con talento que cumplen con su deber, trabajan y callan». Estos son los que valen.

El continuo menosprecio a los residentes

viernes, noviembre 16th, 2018

No tenemos un respiro los residentes en la Isla en tanto que sufrimos día a día, mes a mes, año a año, el menosprecio de las compañías aéreas de las que dependemos a las que ninguna de las instituciones que nos representan consigue comprometer para que nos brinden un servicio meridianamente digno.

Cuando no se trata del encarecimiento de los billetes para compensar la subida de los porcentajes de descuento con precios abusivos que incluso superan los anteriores, nos vemos perjudicados por la falta de frecuencias. Y cuando se incrementa el número de vuelos aparecen nuevas o viejas circunstancias que desvirtúan nuestros derechos como menorquines y usuarios obligados a tomar este medio de transporte.

Los retrasos y cancelaciones de Vueling estos últimos años han superado cualquier operativa circunstancial. Cuando la sucesión de incidencias es tan reiterada, cuando las incomodidades a los pasajeros se repiten con tamaña asiduidad, no pueden aceptarse más excusas. Se trata de un servicio deficiente que no debería permitirse.

En los últimos días la ruta potenciada con Palma desde que se aplicara el descuento del 75 por ciento comienza a dar señales que invitan a la preocupación. El creciente flujo de vuelos entre las dos islas empieza a ser cuestionado por el estado de las aeronaves subcontratadas para cubrir esta demanda, la falta de plazas que dejan en tierra a quienes viajan por motivos médicos, y los últimos retrasos y cancelaciones amparados en las siempre abstractas «causas técnicas».

Més per Menorca ha lanzado la iniciativa de incluir en las bases de las OSP la obligatoriedad de ofrecer una alternativa para los usuarios cuando haya demoras prolongadas o cancelaciones. Es un punto de partida necesario para hallar una solución que evite este menosprecio constante a quienes dependemos de estas compañías o las que vengan en un futuro.