Archive for marzo, 2019

Las tapas gratis en el Madrid de los Austrias

viernes, marzo 22nd, 2019

Circulan en las redes sociales chistes fáciles relativos a los miles y miles de catalanes que el pasado sábado invadieron pacíficamente Madrid para manifestarse por el independentismo, los políticos presos y la democracia.

Dicen las ocurrencias que muchos de los que fueron a la capital han pedido volver a manifestarse en ella por el trato amable que recibieron, los muchos atractivos de la ciudad, y, especialmente, porque en los bares del Madrid de los Austrias les servían una tapa gratis con la bebida, costumbre prácticamente desconocida en Catalunya.

Bromas aparte, aunque resulte paradójico, los manifestantes clamaron por la misma democracia española cuyas leyes les amparan para que puedan paralizar el centro de la capital y pedir la independencia del Estado al que pertenecen. ¿Dónde está, entonces, el sistema opresor y la falta de libertades que repiten para justificar los actos ilícitos de sus más altos representantes?

Es el caso del president de la Generalitat, tristemente célebre entre otros muchos motivos por sus tuits xenófobos contra los españoles. A pesar de mantenerse como simple acólito de su antecesor, Quim Torra ha hecho de sus proclamas atrevidas contra el Estado, una hoja de ruta para bordear los delitos sin llegar a cometerlos.

Sin embargo, sigue tensando la cuerda al desobedecer la órden de la Junta Electoral Central hasta el punto de mofarse de ella, incluso pese a la recomendación de una institución catalana como el Síndic de Greuges.

Como consecuencia el president se va a enfrentar por primera vez a una posible inhabilitación, aunque ahora se abren los plazos interminables para los recursos.

Torra suelta bravatas contra el Estado y observa a diario dónde están sentados hoy los consellers que le precedieron o dónde vive su antecesor. Aunque pueda dar esa sensación, Torra no es tan necio como parece. O sí. Y además se toma las tapas gratis en Madrid.

«Aires de cambio»

sábado, marzo 16th, 2019

Cuanto menos el lema que transmite el Partit Popular de Menorca para las próximas citas con las urnas es objetivamente cierto. «Aires de cambio» ha acuñado la formación conservadora de la Isla para concurrir a las elecciones generales, autonómicas y municipales.

Entre Congreso, Senado, Ayuntamientos y Consell, la veterana Águeda Reynés es la única que repite al frente de la candidatura de Maó con el propósito de recuperar la vara de mando. La apuesta para el resto de sillones ofrece más garantías en algunos casos, mucho riesgo en otros e incertidumbre en los demás, con más veteranía que juventud entre los cabezas de lista.

El PP solo conservó dos alcaldías en los pasados comicios -Alaior y Es Castell-, de ahí que el listón para mejorar aquellos resultados, a priori, esté lo suficientemente bajo como para superarlo.

La elección de Antoni Juaneda devuelve a la formación en Ciutadella más expectativas que las que tuvo con Juanjo Pons en 2015, en función del carisma del que goza el que fuera vicepresidente del Consell y director insular de la AGE, entre otros muchos cargos que acreditan su experiencia.

La designación más sorprendente del PP se ha dado en Alaior con José Luis Benejam, un comunicador de verbo inagotable para dar continuidad a la gestión de la presidenta del partido y ahora candidata al Consell, Misericordia Sugrañes.

El punto más juvenil lo incorpora Cristóbal Pons Sintes, en Es Mercadal, frente a la fortaleza del actual alcalde Francesc Ametller. Pedro Pons (Ferreries), Loles Tronch (Sant Lluís), Antonia Camps (Es Migjorn) y Dionisio Marí (Es Castell) llevan años en política aunque no hayan liderado una lista. Aurora Herráiz, al Senado, y Ana Lía Noval, al Congreso, completan la apuesta renovadora del PP, que lo es para esos escaños. Otra cosa es que le sirva para revertir el desplome de hace cuatro años.

Verge del Toro, entre pasado y futuro

viernes, marzo 8th, 2019

Doce años después ha regresado esta semana la actividad en torno al Hospital Verge del Toro, aunque nada tenga que ver con el tránsito de pacientes, familiares y personal médico y sanitario que definió su uso durante casi seis décadas concediendo a la barriada de las Tanques del Carme un protagonismo indiscutible en el conjunto de la ciudad de Maó. Menorca entera pasó por la calle Barcelona y alrededores para acudir alguna vez a la residencia sanitaria.

Vecino de tan singular construcción levantada en 1951, el inicio de las obras para la recuperación del antiguo hospital, verlo abierto de nuevo, provoca emoción y cierta nostalgia porque entre sus paredes todos tenemos recuerdos buenos y menos buenos.

Uno de los edificios más emblemáticos de la Isla vuelve a mostrar, pues, apertura de puertas y ventanas de sus primeras plantas a medida que los obreros comienzan los trabajos para rehabilitar fachada, cubierta y estructura con una primera inversión de 2,7 millones de euros.

Francina Armengol, la misma presidenta del Govern que en 2016 distraía la adopción de decisiones -al contrario de lo que hacía con Son Dureta o Can Misses- porque, afirmaba, el Verge del Toro presentaba un estado ruinoso, transitaba el lunes por sus pasillos para presentar el inicio de las obras después de que los arquitectos le enmendaran aquella declaración. No tenía mucho de qué presumir, como tampoco sus predecesores porque entre la inacción de unos gobiernos y la falta de determinación y errores de otros, el hospital quedó en un lamentable olvido durante demasiados años acentuando un lamentable y visible deterioro.

El tiempo, una vez concluida la reforma y evaluado su coste, determinará si esta ha sido la solución más plausible en lugar de su demolición para levantar otro centro más moderno y funcional.

Pero verlo en pie y rehabilitado por muchos años más supone establecer una conexión con el pasado de la Isla mirando hacia el futuro.

Náutica y Benito Reynés, adelante

viernes, marzo 1st, 2019

Representa siempre una satisfacción cualquier tipo de reconocimiento público al ejercicio profesional. Más aún si este se asocia al éxito indiscutible de una empresa familiar, en este caso radicada en Maó, y especializada en algo tan propio de una isla como se trata la prestación de un servicio que deriva de su indisoluble relación con el mar.

No es frecuente, pero Náutica Reynés, la firma cuyo embrión gestara en 1935 un emprendedor sin complejos, el abuelo Benito Reynés, fue distinguida anoche en Palma con el premio Ramón Llull que concede el Govern balear a personas físicas o jurídicas que hayan destacado por la labor prestada en los ámbitos cultural, deportivo, jurídico, empresarial, cívico, humanitario, de investigación, de enseñanza y lingüístico.

Muy pocas empresas privadas pueden presumir de estar en posesión de este reconocimiento desde que lo instaurara el Govern en 1997, lo que magnifica todavía más el premio que recogió tarde Benito Reynés, tercera generación de la saga familiar.

Moderado, discreto, con una pizca de timidez que contrasta con su determinación para manejar el negocio, el que fuera directivo y presidente del Menorca Bàsquet en las Ligas ACB y LEB Oro ha visto compensado también moralmente su esfuerzo particular con esta distinción en tanto que propietario y máximo representante de la empresa.

Situado en la jubilación activa, con el traspaso generacional en marcha y acelerado hacia su hijo Óscar, fiel heredero de la saga de empresarios, Benito y toda su familia tienen un nuevo motivo de orgullo. El ‘Ramon Llull’ supone una merecida alegría que ha de servir a toda la familia para mantener la lucha y acrecentar el positivismo con el que están superando las circunstancias adversas que se les han presentado en los tiempos más recientes. Ánimo y enhorabuena.