Archive for septiembre, 2017

El aislamiento de la Isla

miércoles, septiembre 27th, 2017

Completado el verano de 2017 en Menorca se acelera el paso hacia el aislamiento más lamentable propio de nuestra situación geográfica que genera una dependencia absoluta del transporte aéreo, agravada todavía más ahora por la limitación de aviones, frecuencias y compañías.

No solo se marchan las aeronaves de los turoperadores que desembarcan a los turistas en la Isla durante la temporada estival y la conectan con el Reino Unido, Francia, Italia o Praga. Desaparecen además, como cada año, la mayoría de conexiones con otros aeropuertos nacionales. E Incluso les siguen las compañías que antaño sí cubrían la ruta con Barcelona, el principal enlace de la Isla.

Ese ha sido el caso de Ryanair, que a finales de octubre nos da con la puerta en las narices, fundamentalmente porque no le es rentable mantener la ruta con la ciudad condal en invierno. A la vista de la deserción de pilotos que está sufriendo la compañía irlandesa, obligada a cancelar 2.000 vuelos estos días, cuidado con que su regreso a la isla para la próxima temporada no se vea alterado.

Air Europa también se esfumó tras un tímido regreso hace un par de años con lo que los residentes en la Isla quedamos una vez más al pairo, o lo que es lo mismo, al viento que sople en la ejecutiva de Vueling, nuestro único soporte aéreo para viajar a Barcelona.

En pleno siglo XXI, definida Menorca como destino vacacional al que se incorporan rutas y crecen las frecuencias periódicamente durante el estío, no deja de ser penoso que los lugareños tengamos que padecer la dependencia de una única compañía durante medio año con lo que esta situación significa.

Se trata de un regreso al pasado en toda regla, un paso atrás para el aislamiento de la isla, como si Menorca solo importara en verano.

Policía balear o cuerpos del Estado

martes, septiembre 19th, 2017

Una policía autonómica balear a imagen y semejanza de los Mossos d’Esquadra o la Ertzaintza. Esa es una de las últimas propuestas que ha recuperado Més, partido componente del tripartito que controla el Parlament, cuyas ideas caminan paralelas a las de los independentistas de Catalunya a los que tanto admiran. Así se entiende su postura respecto a la insistencia para la obligatoriedad del uso del catalán en Sanidad, su política educativa y ahora el anhelo de un cuerpo policial autonómico porque sostiene que Balears es vulnerable en cuestiones de seguridad.

Al rebufo del supuesto éxito de la policía catalana en los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils, el partido nacionalista balear estimó que este momento era el oportuno para proponer una iniciativa de la que ya se habló en uno de los gobiernos de Jaume Matas.

La actuación de los mossos fue contundente tras la barbarie terrorista en Catalunya pero los datos que se han conocido en la investigación plantean demasiados interrogantes como para tomarla como ejemplo absoluto de eficacia. El desenlace final que fue abatir a tiros a los terroristas en Cambrils quizás no habría recibido la misma aceptación por parte de los partidos nacionalistas de ambas comunidades si lo hubiera ejecutado la Guardia Civil o el Cuerpo Nacional de Policía. Mucho me temo que la percepción no habría sido igual.

La presidenta Francina Armengol ha neutralizado esta última iniciativa aludiendo a la falta de presupuesto. Sería mucho más realista, quizás, insistir en la demanda de mayor dotación de los cuerpos y fuerzas del Estado y policías locales en las Islas para incrementar la seguridad. Debería, además, reconocerse su trabajo sin ambigüedades -la Guardia Civil es la institución más valorada por los ciudadanos españoles-, y colaborar para que tengan los medios y la consideración que precisan en sus intervenciones en lugar de darles la espalda, como sucede en ocasiones.

 

Alba y su pregón de esperanza

martes, septiembre 12th, 2017

Todo aquel que ha subido al balcón del Ayuntamiento de Maó para ser el pregonero de las fiestas de la Mare de Déu de Gràcia merece gratitud y reconocimiento.

En muchos casos la invitación del consistorio se transforma en un marrón para el que la recibe, es decir, al entusiasmo y la satisfacción iniciales les sucede poco después una enorme carga de responsabilidad que genera una presión añadida. Sabe el protagonista que deberá darle vueltas y más vueltas a la almohada para armar una alocución que esté a la altura del momento.

Los pregoneros son como todo. Es decir, los ha habido muy buenos, buenos, regulares y ciertamente malos, del todo prescindibles, con una vinculación menor a la ciudad o simplemente empeñados en exponer su trayectoria vital de escaso interés general. Todos, sin embargo, merecen el aplauso por haberlo hecho.

De vez en cuando, no obstante, corre una bocanada de aire fresco en la balconada de la casa consistorial a la hora de este acto. Ha sido el caso de la Associació Alba, que aglutina a unas 120 mujeres de Menorca afectadas por el cáncer de mama, elegidas este año para dar el pistotelazo de salida a las fiestas.

Sus palabras de anteayer fueron tan sinceras como entusiastas, tan sencillas como emotivas, sin necesidad de recurrir a la búsqueda de la lágrima fácil. Cristina Fernández, su presidenta, conductora del discurso, dominó el espacio con aplomo y simpatía cautivadoras, lo mismo que Ángeles Camps, con una glosa amena y natural.

Todas, en definitiva, promovieron esperanza, que no compasión, y por encima de todo, alegría y coraje con los que seguir resistiendo, como cantaron, ante el revés que la vida ha puesto ante ellas.

Fue un magnífico comienzo de las fiestas que justificó de pleno la acertada elección del gobierno municipal al proponer a este grupo de mujeres valientes para leer el pregón de 2017. Un ejemplo presente y un ejemplo futuro. Enhorabuena.

Caballos y peleas

lunes, septiembre 11th, 2017

Andan los animalistas alentando el debate en la calle por su decidido rechazo a la participación de los caballos en las fiestas patronales de Menorca.

Se trata de una posición radicalizada en defensa de los equinos que, en todo caso, ha avivado las posturas enfrentadas al respecto donde juega un papel fundamental la sensibilidad, especialmente acentuada, en una cuestión tan fundamental para los menorquines.

Los caballos no disfrutan, resulta obvio por múltiples razones, pero de ahí a sugerir un sufrimiento extremo como para prohibirlos hay demasiada diferencia. Es un tema que se presta al diálogo aunque será harto complicado alcanzar un consenso.

Otras cuestiones que afectan a la fiesta y son más humanas merecerían, de igual forma, un debate profundo que conduzca a una solución necesaria. Está bien preocuparse por el estado del caballo durante la colcada, en la plaza o por la exigencia de quien lo monta. Pero más atención merecería reflexionar en torno al comportamiento de las personas durante las mismas celebraciones.

Este verano han trascendido dos peleas con arma blanca que podrían haber tenido consecuencias trágicas. En Es Castell la reyerta incluyó, aseguró uno de los contendientes, un hacha con la que fue golpeado en la cabeza por el otro. En Sant Lluís, la semana pasada, uno de los participantes en otra trifulca recibió una paliza grupal después de utilizar una botella de cristal rota con la que realizó varios cortes a otros dos jóvenes. Y en las fiestas de Alaior una joven denunció una agresión sexual en un bar, por la que su responsable ya ha sido condenado.

Estos comportamientos, fruto en la mayoría de casos del consumo excesivo de alcohol y otras sustancias deberían generar mucho más debate que la participación de los caballos en la fiesta antes de que haya que lamentar una desgracia mayor.