Archive for noviembre, 2016

No nos entienden o no saben explicarse

domingo, noviembre 20th, 2016

Llevamos décadas de reivindicaciones políticas y populares para dejar de ser españoles de segunda por mor del transporte aéreo. Se trata de esa cuestión «nimia» que atenaza nuestra voluntad cuando queremos salir de la isla sin haberlo previsto con suficiente antelación.

En palabras del diputado balear de Més per Menorca, Nel Martí, ahora resulta que el problema reside en que Madrid no entiende nuestra peculiaridad, esa característica geográfica que nos mantiene rodeados de agua por todas partes y hace del avión nuestro autobús de línea para alcanzar la península sin más alternativas que hacerlo por mar invirtiendo 8 o 9 horas de trayecto en invierno.

Tamaña sentencia supone un descrédito para cuantos representantes políticos hemos tenido desde que llegara la democracia. O sea que ninguno de esos diputados y senadores han sido capaces de transmitir nuestra dependencia de los pájaros de hierro para salir y entrar de esta comunidad.

Tamaño fracaso expositivo en la capital no debería extrañarnos en exceso cuando advertimos que también precisan ponerse de acuerdo las diferentes formaciones políticas del Parlament Balear para aprobar una proposición de ley con la que modificar el régimen especial de Balears para defender una tarifa plana en los vuelos interislas.

Si aquí necesitamos tiempo y debate para cohesionar una propuesta en algo tan elemental, no es raro que en Madrid no nos entiendan. Tanto es así que incluso el gobierno está decidido ahora a limitar los descuentos a los grupos encareciendo los billetes aún más.

Si no han sido capaces de explicar por qué necesitamos precios y frecuencias razonables para viajar donde el resto del país dispone de autopistas y AVE, con sus correspondientes inversiones multimillonarias, que al menos impidan un empeoramiento de lo que tenemos.

Trump, la fiesta y el coma etílico

martes, noviembre 15th, 2016

Arrasados por el huracán ‘Trump’ y el debate que ha suscitado su elección de la utopía a la realidad dejando ‘retratados’ -como diría Pedrerol-, a sesudos analistas, sociólogos y dudosos encuestadores, la actualidad acelera y deja atrás cuestiones trágicas y más trascendentes que este arribista azaroso de mujer imponente y cabellera anaranjada.

Si el nuevo morador de la Casa Blanca asusta en función de las bravatas de campaña que han acabado con la burócrata de los Clinton, a uno le causa hoy mayor preocupación la juventud que viene y algunos hábitos perniciosos que cruzan el charco. España es un país de fiesta y de fiestas más que suficientes como para que además se incorporen las que llegan del otro lado del Atlántico.

Pudo haber sido cualquier noche pero fue en la celebración del «jalogüín» americano, ya asimilado por los nuestros como una excusa más para la juerga, cuando una niña de 12 años -12- perdió la vida en un pueblo de Madrid al sufrir un coma etílico por la ingesta de alcohol, ron y vodka, del que no se recuperó. «¿A qué no te bebes otro vaso, venga otro, y otro más…» pudo ser la conversación previa de su círculo de amistades al estado comatoso que la llevo a la muerte. Ese sí es un drama irreparable que no debería quedar como un suceso más porque escenas similares ocurren a diario aunque no tengan un final trágico.

La práctica del botellón está peligrosamente extendida entre la adolescencia y la juventud. Sin ir más lejos, las fiestas de los pueblos menorquines ejemplarizan esa mala costumbre que daña la vista cuando los ves pasear con la botella de pomada a cuestas a tan tempranas edades.

El adolescente es vulnerable, desconoce el peligro que solo puede advertirle una educación en la que se transmitan valores, conocimiento y consecuencias. Luego podrán ser zarandeados por las malas influencias, en muchas ocasiones incontrolables, pero una base educacional es la clave para eliminar posibilidades de caer en los precipicios de la vida.

Huelga de deberes y fracaso escolar

viernes, noviembre 4th, 2016

Si tiene usted hijos y los lleva a una escuela pública, dispóngase a buscarles más actividades de ocio durante los próximos fines de semana si se suma a la «huelga de deberes» promovida por la CEAPA, la confederación de padres de alumnos de la escuela pública.

Este nuevo propósito para la discordia y el debate pretende recomponer la organización del tiempo libre de los escolares al considerar que seis horas lectivas son suficientes para que aún les añadan una o dos más de trabajo en casa. Estiman que tantos deberes hipotecan la relación paterno-filial en el domicilio al tiempo que saturan a los niños y niñas restándoles tiempo de juego y diversión.

La iniciativa choca con la postura del sindicato de docentes, ANPE. Y no le falta razón porque, entre otras cosas, debilita la labor del profesorado y el principio de autonomía pedagógica y organizativa de los centros.

No solo eso, sino que sugiere una postura rebelde a niños y niñas de tan cortas edades. Suficientes ejemplos tenemos de políticos e instituciones que desafían e incumplen las leyes un día sí y otro también como para comenzar a dar ejemplos de esta clase a menores.

Antes que la convocatoria de esta huelga cachonda que, por lógica, contará con la aprobación de los principales implicados -no así de todos los padres- sería mucho más oportuna una conciliación donde los profesores impulsen una mayor rentabilidad de las horas lectivas en clase para reducir las extras en casa, y los padres sean responsables de transmitir la cultura del esfuerzo a sus hijos, que es la que ofrece resultados.

Imaginen, de otro modo, a los alumnos que se evaden en las aulas sin prestar la atención precisa, si además también quedan liberados de la obligación de hacer los deberes que les permiten recuperar, al menos, una parte del tiempo perdido en clase. Para que luego nos avergüence el fracaso escolar del que tanto se habla.