Archive for mayo, 2016

Una vista más para el veraneante de Son Bou

viernes, mayo 27th, 2016

Dos meses -dos- dispone de plazo todavía la propiedad de la sala Copacabana, en Son Bou, para derribar los restos del incendio ocurrido el pasado 24 de febrero.

Si Nova Promoció Menorquina, con sede en Palma, agota el término marcado por los técnicos del Ayuntamiento de Alaior, lo que queda del que fuera célebre local de Son Bou seguirá en pie hasta más allá de la mitad de la temporada estival, a pleno rendimiento, en una de las urbanizaciones mejor consideradas de la Isla.

Los veraneantes, por lo tanto, dispondrán de un rincón más junto al Prat de Son Bou, las dunas o la magnífica playa para disfrutar de otra vista que, a buen seguro, les provocará toda clase de comentarios pero ninguno positivo con los que regresar a su país.

Entre la compleja investigación para averiguar las causas del siniestro y la irritante burocracia han transcurrido 93 días y aquella ruina está como estaba, con una amenaza de peligro latente, además del perjuicio que ocasiona a los comerciantes de su entorno.

A la Administración le falta cintura en estos casos para urdir soluciones que neutralicen problemas y los prevengan economizando plazos a los que se agarran los responsables para ganar tiempo.

Sucedió en Fornells con los restos del restaurante Es Pla,  donde después de tres meses de espera la solución final derivó en un parche que mantiene vallado aquél espacio limitando el paseo y la panorámica de la bucólica bahía.

En Son Bou, donde abunda el turismo familiar, urge todavía más una salida, sea definitiva o provisional, más allá incluso del impacto visual que provoca el paisaje del incendio, para que elimine el riesgo antes de que haya que lamentar alguna desgracia.

Pongan las urnas y votemos

miércoles, mayo 4th, 2016

Queremos unas elecciones sin campaña electoral. Pongan las urnas y votemos». Se trata de un mensaje viral para la recogida de firmas que circula por la red en previsión de la catarata de demagogia, acusaciones y proclamas inútiles que se nos viene encima de aquí al próximo 26 de junio. ¿Pero qué nos van a decir a estas alturas que no nos hayan dicho ya durante cuatro meses esperpénticos que han manifestado el afán proporcional a la inoperancia de la práctica totalidad de los candidatos? Han colapsado los informativos a partir de reuniones repetidas y adornadas con un falso compadreo, en ocasiones, que solo han revelado su ambición para alcanzar el poder a base de alianzas contra natura traicionando programas y personas tras ningunear a la fuerza más votada de los últimos comicios que, por eso, es la que menos desgaste ha sufrido.

Cuanto menos, sus devaneos y cansinas apariciones han permitido desenmascarar en gran parte a los autodenominados hacedores de la nueva política. Ellos tampoco son transparentes. Ellos también matan al mensajero. Ellos también arropan a corruptos en sus filas.

Las nuevas elecciones van a tener un coste de cerca de 160 millones de euros. Si la sumamos con el de las anteriores y el montante destinado a las formaciones políticas superan los 500 millones de euros… para acabar regresando a la casilla de salida.

121 diputados de la Comisión Permanente del Congreso seguirán cobrando durante los dos próximos meses pese a la ausencia de actividad en las Cortes y los 229 restantes recibirán una indemnización por despido equivalente a casi dos meses de su sueldo, que ronda los 5.000 euros mensuales, como también sucede con los senadores.

Por lo tanto, habrá que considerar el lema de la recogida de firmas para, al menos, reducir las campañas publicitarias de los partidos. Que gasten y molesten menos. Pongan las urnas y votemos. Nada más.