Archive for Junio, 2014

Analgésico contra el dolor

Martes, Junio 24th, 2014

Clausuró España el peor Mundial de su historia con una victoria a modo de analgésico contra el dolor agudo derivado de la tortura que ha supuesto su triste participación en la cita brasileña. Arribaba como campeona y favorita, y abandonó ayer el enorme país sudamericano de forma prematura entre las mofas de los brasileños presentes en el estadio de Curitiba.
Subida a lomos de dos de sus goleadores legendarios, David Villa y Fernando Torres, los mismos que iniciaron el tiempo de esplendor de España hace seis años, la Selección se deshizo de la blanda Australia para incorporar un cierto decoro al derrumbe experimentado en sus dos primeras apariciones en Salvador de Bahía y Río de Janeiro.
Paradojas del fútbol, el goleador asturiano, máximo artillero en la historia de la Selección Nacional, cerró su larga presencia en el combinado nacional con un gol de bandera que coronaba su excelsa hoja de servicios con la ‘Roja’.
Villa fue uno de los jugadores discutidos cuando Del Bosque publicitó la lista de seleccionados para el Mundial. En el ocaso de su carrera, aún ha sido protagonista en la singular temporada del Atlético de Madrid y, pese a su pérdida lógica de facultades físicas, el instinto goleador le ha acompañado hasta el final. Por más que sus piernas ya hayan ofrecido los mejores partidos que podían darle, ayer protagonizó una formidable despedida personal no acorde con el desastre general del mundial.
No estaba Villa para ser titular, tampoco lo era en su club, pero sí habría sido una alternativa válida como Cesc en el papel de falso ‘9’. Ahí puede situarse uno de los patinazos de Del Bosque en su apuesta por Diego Costa, magnífico jugador cuyas características, sin embargo, chirrían con el estilo de juego que convirtió a España en la reina del planeta fútbol. La sociedad establecida ayer entre Iniesta y los propios Villa y Torres, evocó, por instantes, el mejor fútbol elaborado diseñado por Xavi Hernández en la edad de oro del balompié español.
Con Del Bosque dejando pistas sobre su esperada continuidad, la transición con vistas a la próxima Eurocopa debe incluir un regreso al pasado de ese fútbol de alta escuela con los ajustes que obliguen los sustitutos de los Xavi, Villa…

Vicente del Bosque, sí o no

Lunes, Junio 23rd, 2014

Zaherida la Selección a partir de su estrepitosa puesta en escena en el Mundial de Brasil las miradas tienden a converger en el Marqués Vicente del Bosque y el debate estatal abierto sobre su continuidad.

El fútbol carece de memoria pero en el caso de este salmantino de porte afable y sereno se dan circunstancias más allá de las que tienen que ver estrictamente con su destreza futbolística para encauzar a los mejores jugadores del país, en muchos casos, figuras del balompié mundial, en pos del triunfo. Son aquellas que se refrieren a la imagen perfecta que proyecta, la naturalidad con la que se maneja y la normalidad con la que actúa tanto en la victoria como en la derrota.

La historia, con la perspectiva del tiempo, situará en el pedestal que se merece al técnico que ganó dos Copas de Europa con el Real Madrid, una Eurocopa y un Mundial con España. Tamaño registro no admite réplica ni comparación aproximada en el fútbol nac ional.

Del Bosque recogió, modeló y perfeccionó la apuesta decidida que hizo Luis Aragonés por el fútbol elaborado, de toque. El ideólogo fue el huraño colchonero pero la Federación no pudo hallar un mejor relevo en la persona del todavía seleccionador nacional. Fue él quien profundizó en el juego de los bajitos rentabilizando la edad de oro de las individualidades del FCBarcelona, aderezada con Casillas, Villa, Ramos y Alonso. España, con Del Bosque, dejó de ser una Selección de volantazos como lo había sido a lo largo de su centenaria historia. Que si la furia, que si la presión, que si los centrales reconvertidos en centrocampistas… cada nuevo seleccionador aportaba su praxis y España jamás tuvo una identidad propia porque la furia era un simpleza descomunal. Ahora, con Luis primero y Vicente después, el equipo es reconocible, tiene un estilo propio, y ese es el camino por el que debe progresar con evolución pero sin revolución.

Si del Bosque no se marchó después de ganar la pasada Eurocopa, nadie mejor que él ahora para arbitrar los cambios sin urgencias con los jóvenes que llaman a la puerta. En todo caso, España, con Del Bosque o sin él, no va a ganar continuamente mundiales o eurocopas. Exijámosle tan solo que siempre sea favorita. Ese es el camino.

La muerte súbita

Jueves, Junio 19th, 2014

El fútbol mundial asistió incrédulo anoche a la muerte súbita de la mejor selección española de la historia, irreconocible en relación al fútbol excelso que la había definido durante los últimos seis años. Fue el epílogo más cruel para un equipo divino pero consumido y exhausto cuyo descalabro final no se corresponde con su trayectoria.
En la búsqueda de los culpables que justifiquen tan singular fracaso quizás sea más propio concluir que esta Selección ya había dejado atrás su mejor rendimiento. El tiempo pasa pero ahora más que nunca queda claro  que hacer coincidir en una misma generación a otros Xavi, Puyol, Alonso o Casillas en su punto más álgido es difícil por no decir imposible.

Un campeón en apuros

Miércoles, Junio 18th, 2014

U n campeón en apuros, en serios apuros, tantos que el suelo puede desaparecer de debajo de sus pies esta misma noche en Maracaná si no despacha a Chile con cierta holgura considerando que un triunfo mínimo puede resultarle insuficiente. Ese es el vértigo que ciñe la situación de España después del holandazo del pasado viernes.
La Selección está en un punto sin retorno, en un partido final, otra final como la que jugó hace un año en este mismo escenario, ante Brasil, en la Copa de Confederaciones, de negativo recuerdo, por cierto, porque la canarinha sacó del campo a los españoles.
Pero también los campeones justifican su condición en situaciones extremas como la que nos ocupa. La España que ha gobernado el fútbol mundial los últimos seis años con su fútbol preciosista no puede diluirse sin gloria, sin dignidad para clausurar su formidable ciclo de triunfos. No sería una muerte natural sino traumática y cruel con su pasado.
Chile es un rival fiable, de posibles, con jugadores cotizados en Europa -Bravo, Alexis, Vidal, Medel…- un juego asfixiante por su presión y gotas de raza y calidad arriba. Pero no es superior a España ni individual ni colectivamente.
Obligado a ganar -y golear- Del Bosque medita caer en la tentación de ir al cuerpo a cuerpo con un rival de largo recorrido. El posible ingreso de Koke o Cesc, Pedro o Javi Martínez sugiere una modificación en el ADN del fútbol alquimista que practica España para hacerlo más directo, veloz y profundo. Esa reconversión añade más riesgo al partido porque la Selección solo sabe jugar como juega a partir de sus jugadores. Mandan las urgencias por encima del peligro de los experimentos.

España y los juegos menorquines

Lunes, Junio 16th, 2014

A las mismas horas en las que la Selección Española trataba de hallar una explicación al desastre superlativo en el barómetro futbolístico acaecido ante Holanda, un ingente grupo de entusiastas menorquines, jóvenes y no tan jóvenes, competían en los primeros ‘jocs esportius municipals’ que han cubierto de actividad las numerosas instalaciones de la isla durante el fin de semana.

Si España observa la decadencia del equipo que ha reinado en el planeta fútbol durante seis años, el deporte menorquín, entendido como práctica lúdica asociada al escudo de la patria más chica, la del pueblo de cada uno, goza de una salud plausible. Los  juegos olímpicos a la menorquina -permítanme tan osada comparación- se clausuraron ayer con buena nota como primer ensayo general para los Island Games de 2021 que deben disputarse en este territorio. Han fortalecido el sentimiento común, la amistad por encima de la rivalidad, el compañerismo y la diversión, sobre todo la diversión y el juego entre amigos más allá de cualquier otra circunstancia, incluidos los resultados que dejan el rastro de Ciutadella como conjunto más competitivo entre las ocho poblaciones de la Isla.

Si los deportistas menorquines inscritos en esta actividad, han calibrado su nivel entre ellos, a España le queda ahora un reto que parte del trauma por la hecatombe del pasado viernes, aderezado por las dudas razonables que exhibió su desorganizado fútbol. Ganar a Chile y Australia con goleada es el último desafío del equipo que mejor ha practicado este juego, seguramente, a lo largo de toda su historia, para no verse tristemente desalojado de la cita brasileña a las primeras de cambio.

 

Late el fútbol en el país del fútbol

Jueves, Junio 12th, 2014

Late el fútbol en el país del fútbol, ese magno territorio sudamericano azotado por los contrastes derivados de su histórica corrupción de la que trata de emerger a partir de las grandes manifestaciones deportivas que va a acoger en este decenio -Mundial y Juegos Olímpicos. La bolsa de la pobreza más radical y la delincuencia de las favelas coexisten con las instalaciones más modernas y las inyecciones de millones y millones de reales que ha destinado el gobierno brasileño a la Copa del Mundo generando las protestas de los indignados de aquél país que se van a dejar ver y oir a lo largo del campeonato.
Brasil no descubrió el bien llamado deporte rey pero sí lo convirtió en un canto a la estética, a la capacidad técnica maravillosa cuando en Europa sobresalían el músculo alemán y las tácticas de defensa opresiva de los italianos. Fue entonces, entre finales de los 60 y principios de los 70, cuando la selección canarihna y su manera de jugar despertaron la pasión embelesadora por este deporte en torno a los mitos que capitaneaba ‘o rey’ Pelé.
La selección brasileña que hoy inaugura el Mundial ante Croacia se distancia, lamentablemente, de aquél combinado de estrellas que hicieron admirar el fútbol. Ese rol lo hizo suyo España, la defensora del último título en Sudáfrica, ya más entradita en años pero dispuesta a sostener el fútbol de toque como tratado fundamental para intentar el asalto a la repetición del triunfo. Difícilmente lo conseguirá en territorio hostil donde parte como la selección a batir.
A partir de hoy es tiempo de Mundial, de Brasil, de Argentina, de España, de Alemania, de Italia… las selecciones que optan a la Copa de oro cuya responsabilidad, no obstante, pasa por hacernos disfrutar de este deporte en su cita cuatrienal más trascendente.

Incluso se va sin que le echen

Lunes, Junio 2nd, 2014

Un somero vistazo a las redes sociales, donde supuestamente se refleja el latido de la ciudadanía permite observar como sobresale el chiste fácil en la valoración a la noticia del día que ha sacudido la redacción de todos los diarios españoles, incluido el nuestro, por supuesto. Debe ser  más progresista ironizar sobre el rey y su afición a la caza mayor, sus devaneos femeninos, -característica afín a todos los borbones-  o cualquier otro de los deslices que le han acompañado a lo largo de su reinado. Sería fantástico e incluso conveniente, en todo caso, no coger la parte por el todo y atender también a las opiniones de los que aún se resisten a manifestarlas a través de los múltiples soportes que ofrece la red.

El Rey representa a una institución anacrónica en la que todavía muchos quieren ver la reencarnación de los monarcas absolutos de tiempos muy pretéritos. No es el caso de España donde la corona responde a una monarquía parlamentaria en la que los hechos, por encima de cualquier otra consideración, defenderán a través de la historia el papel que ha desempañado el mayor de los borbones en vida en la sociedad española. Los republicanos, claro está, atienden al momento coyuntural para reclamar la abolición de la institución mientras que la nueva izquierda solicita un referendum para pulsar la opinión de los españoles sobre su continuidad. Están en su derecho.

Nadie, sin embargo, podrá poner en duda el papel fundamental que ha desempañado Juan Carlos I en la transformación que ha sufrido España desde el último año del franquismo hasta nuestros días. Lamentablemente, tanto se ha implicado en el devenir del país que incluso su propia familia ha caído en el descrédito de la corrupción.

Pero el Rey fue el estandarte de la transición que supo fabricar desde las mismas entrañas de las leyes del dictador actuando con habilidad para ubicar a las personas idóneas en los cargos precisos hace casi 40 años, Torcuato Fernández Miranda, y poco después Adolfo Suárez. Los libros explican las artimañas que urdió para lograr su propósito, distanciarse de las leyes del movimiento y abrir el camino hacia la democracia a pesar de haber sido nombrado ‘a dedo’ por el propio Franco. De su actuación en el golpe de estado, su comparecencia pública en aquella noche del 23 de febrero defendiendo la constitución vigente clarifica su posición. Aquél ¿por qué no te callas? que le dijo a Chaves ejemplifica excactamente su personalidad y la defensa del país  de una forma popular, directa.

Pese a que los años y los errores evitables  no hayan impedido el deterioro de su imagen pública, salpicada gravemente por ese yerno corrupto,  la valoración global de su reinado no debe obviar la trascedencia de sus decisiones en bien de España. Incluso se va sin que le echen.