Tender puentes y no derribarlos

A propósito del desencuentro crónico entre Ayuntamiento y Club Volei Ciutadella hemos asistido esta semana a una nueva manifestación de posiciones enfrentadas que no advierte solución, parece, en tanto el club no retire el contencioso contra el consistorio por el que le reclama una vieja subvención de 60.000 euros. Dolido por la firmeza de la entidad de volei, cuyos dirigentes son tan entusiastas y capaces como, en ocasiones, poco dados a encajar críticas, al gobierno municipal le faltó reacción. Prescindiendo de las acusadas discrepancias el consistorio no debería obviar la trascendencia del club que lleva el nombre de la ciudad en una competición nacional de primer nivel. Una llamada, un mensaje de felicitación habría sido el gesto correcto.

A De Sintas, líder municipal donde los haya, dotado de una personalidad que para sí la querrían muchos de sus correligionarios por su osadez y valentía, en este  caso le ha faltado juego de cintura aunque a final de semana realizara una oportuna llamada personal al entrenador. Tampoco su concejal de Deportes, a la sazón, excapitana del club, Tico González, obró como cabía esperar en función de su área de trabajo.

Del mismo modo Bep Llorens, a quien respaldan sus compañeros de junta, como no podía ser de otro modo, ha extrapolado erróneamente una felicitación personal de la concejal a varias amigas del equipo campeón asociándola con su cargo en el Ayuntamiento. Que esta circunstancia y la lejanía, por ahora insalvable, respecto al consistorio le provoque tanta decepción  como para plantearse dejar sus cometidos en el club se antoja una relación causa-efecto cuanto menos discutible, como también lo es tanta inquina entre dos partes que deberían tender puentes para entenderse y no derribarlos.

One Response to “Tender puentes y no derribarlos”

  1. manumenorca dice:

    … Pese a todo, visca !

Leave a Reply