Archive for Junio, 2013

Un desafío personal

Jueves, Junio 20th, 2013

Ahí está Llull, el mejor deportista menorquín de todos los tiempos, presto a alzar el segundo título de la, considerada, mejor Liga del continente europeo. Es un desafío personal para el base mahonés que ya puede presumir de este trofeo en su dilatado palmarés, aunque aquel conquistado en 2007 le llegó casi de forma circunstancial apenas unas semanas después de haberse incorporado al coloso blanco procedente del Manresa.

Sabe Sergi que esta es una nueva oportunidad para coronar otra campaña insigne en el gran club blanco que adentrado el verano tendrá su prolongación con la cita europea de la Selección.

Medallista olímpico de plata en Londres, doble campeón de Europa en Polonia y Lituanial, al orgullo menorquín le falta ensanchar su vitrina doméstica, es decir, la de trofeos con su club que por ahora, solo ocupa la mencionada Liga 2007, una Copa y una Supercopa.

El miércoles, en Madrid, este campeonato aguarda que Sergio Llull lo eleve al cielo con permiso del gran Barça, que ayer fue capaz de forzar el quinto partido con autoridad. Y esa es una empresa harto complicada, de acuerdo, pero favorable a los madridistas al amparo del gran Llull, Llull, Llull…!”

Queda el recuerdo y la rabia

Jueves, Junio 20th, 2013

Sí, habrá que rescatar exclusivamente los pasajes de la euforia, las imágenes de la celebración, las palabras de la felicidad… pero con el trágico desenlace de aquel Menorca todavía fresco en la mente, un vistazo a lo que sucedió hace justo un año invita también a la tristeza.

Menorca fue territorio ACB durante cinco temporadas inolvidables que proyectaron la Isla, por una vez, como un destino del deporte de élite nacional más allá del sol, las playas y la belleza de su paisaje.

Hoy todo aquello es historia. Aquí, en el Pavelló del milagro  que no ha vuelto a abrir sus puertas desde entonces y queda como último vestigio de aquella época esplendorosa sin que los políticos hayan conseguido todavía darle una solución un año después, vimos a los mejores jugadores de Europa, campeones de Liga, del Mundo, medallistas olímpicos.

Algunos de aquellos son los que vendrán a final de mes a jugar un partido amistoso como si de algo excepcional se tratara cuando en Bintaufa los disfrutamos año tras año como partícipes directos de la Liga. ¿Han colaborado las instituciones, especialmente el Govern, en este denominado Desafío Balear después de su implicación paupérrima para sostener a un club en la ACB o en la Adecco Oro como era el Menorca?

Aquí experimentamos sensaciones extraordinarias, lloramos de alegría, reímos de felicidad y vivimos encadenados a un sentimiento patrio que se nos fue por decisiones equivocadas y una lamentable falta de sensibilidad de quienes deciden dónde y cuándo invertir el dinero público.

Queda el recuerdo de la gloria y, en cierto sentido, la rabia de lo que tuvimos y dejaron que perdiéramos entre todos.

De esos polvos han llegado estos lodos

Jueves, Junio 6th, 2013

La sentencia dictada por el juez contra Paco Segarra constata en negro sobre blanco todas las valoraciones coloquiales que había ocasionado su forma de proceder cuando perdió el control del Sporting Mahonés y entró en una espiral de decisiones erróneas que generaron impagos, la pérdida del equipo estandarte y, un año después, la disolución de la histórica entidad mahonesa.

Segarra llegó al Sporting con propósitos personales legítimos. Quería convertir la Isla en un satélite de grandes clubes y promocionar espacios e instalaciones deportivas con fines lucrativos que además permitieran el crecimiento del Sporting al que, decía, quería llevar a la Segunda A.

Olió negocio en la Isla, quizás bajo el reclamo del macrocomplejo deportivo de Bintaufa, que ha quedado reducido a su mínima expresión, y el Sporting fue su vía de acceso. Pero a medida que el sueño de esa ciudad deportiva se diluía, en parte, producto de la crisis económica, Segarra fue agotando sus propios recursos -asegura que destinó casi un millón de euros al club mahonés- y ahí no supo detenerse.

El promotor catalán realizó una huida hacia adelante en lugar de ajustarse a la realidad del club sin su propio bolsillo o el de otros empresarios menorquines a los que pidió ayuda. Los impagos le salen de debajo de las piedras en la Isla y ahora la sentencia por la demanda dirigida contra él y no contra el Sporting puede estallar como precedente en su contra dado que el juez ha estimado que la responsabilidad de esta deuda de Intersport, es solo suya, ni del club ni de los directivos que le acompañaban en su junta, que esta vez se han librado de una buena más allá de tener que abonar la minuta de sus respectivos abogados y procuradores.

Estos dirigentes y también los socios, como les sucedió a los del Menorca Bàsquet años atrás, cuentan con un nuevo ejemplo del riesgo que implica acomodarse a un régimen presidencialista y cerrar los ojos mientras, aparentemente fluye el dinero y nadie se preocupa por él, sin la más mínima previsión de futuro. Determinar su responsabilidad en un sistema en el que el presidente hace y deshace en materia económica sería otro debate interesante. Lo que es cierto es que de aquellos polvos han llegado estos lodos.

Experiencia

Jueves, Junio 6th, 2013

Sirva de experiencia el capítulo más triste del deporte insular de la era contemporánea, junto a la también disolución del Menorca Bàsquet, lo sucedido ayer con el Sporting Mahonés. La  creación de un nuevo club, que en esencia será el mismo, tiene efectos colaterales que afectan a mucha gente aunque vaya a permitir mantener encendida la llama del fútbol en Bintaufa. Se trata de una solución habitual aunque no deje de ser lamentable. Osuna dejó ayer demasiados interrogantes abiertos a propósito de la opaca gestión de Segarra que deberían ser despejados por respeto a socios y afectados.

¿Por qué lo hacen?

Jueves, Junio 6th, 2013

P ara un sedentario, encariñado con el sofá, fiel refugio de sus desdichas, al que le cuesta cada vez más calzarse las zapatillas y acudir al gimnasio para impedir que se desproporcione la curva de la felicidad escapa a su entendimiento racional el ánimo de los denominados ‘runners’.¿Qué lleva a una persona a desafiarse a si  misma para llevar a su cuerpo al límite de la resistencia física y psicológica?

Solo puede tratarse de un afán de superación desmesurado, rayano en lo absurdo, una demostración de voluntad inquebrantable para lanzarle un pulso a lo imposible. Que alguien se plantee, e incluso consiga, recorrer, por ejemplo, el Camí de Cavalls de Menorca, o lo que es lo mismo, 185 kilómetros entre matojos, piedras, tierra, algún tramo de asfalto, de manera continuada y enfrentándose a la lluvia, el viento… no ofrece ninguna justificación científica.

Mi buen compañero, Dino Gelabert, que logró completar la Trail, relataba ayer su experiencia, que incluyó visiones nocturnas y un llanto desconsolado en los últimos kilómetros. Pero él llego a meta y ayer, aún con serios problemas para caminar, no faltó a su jornada laboral, exigente y  larga como cada domingo en la sección de Deportes.

Los ciclistas que disputan una gran ronda por etapas y pedalean 200 kilómetros diarios lo hacen, fundamentalmente, porque viven de ello. Los ‘runners’, no. Al contrario, la equipación, la inscripción, la asistencia tienen un coste que, a partir de la maltrecha economía doméstica, no deja de tener su trascendencia.

Descartado el motivo que encierra esta aventura es mejor centrarse en la posible equivalencia con la vida cotidiana. Si uno es capaz de retarse de esta manera y salir victorioso, está claro que está capacitado para enfrentar cualquier obstáculo que aparezca en su existencia. El ejemplo es evidente.