Archive for Marzo, 2013

El volei, por la continuidad

Miércoles, Marzo 27th, 2013

Clausuró el sábado el Valeriano Allés Menorca Volei la temporada 2012-13. Lo hizo de forma inhabitual, prematura porque el equipo profesional ha quedado fuera de las eliminatorias por el título de un campeonato irregular y corto integrado por diez conjuntos de concepción demasiado desigual que incide en la disputa de muchos partidos inadecuados al nivel de la categoría.

El equipo, adiestrado por Bep Llorens, debutante al frente del conjunto profesional, ha cubierto las expectativas mínimas con las que fue construido el pasado verano después de las dudas en torno a su permanencia en la Superliga.

Han pasado apenas ocho meses y el club se ha ajustado rigurosamente al presupuesto limitado con el que salió a competir. Por un lado ha conservado su plaza en la división más alta del voleibol nacional femenino y se mantiene como único representante profesional del deporte insular, y por otro, quizás más importante, lo ha hecho poniendo a buen recaudo su economía. No hay atrasos con la plantilla que despide la temporada, y las deudas pendientes están neutralizadas.

Bajo esa doble perspectiva la campaña 2012-13, la del cambio obligado de la disponibilidad a la escasez de recursos, ha derivado en un éxito rotundo.

Es en el plano deportivo donde la consecución de la permanencia admite alguna matización. ¿Podía haber rendido más el equipo que ha finalizado en sexta posición, o lo que es lo mismo, la última del segmento liguero en el que competía junto a Murcia, Barça y Ecay? Posiblemente, sí. Por eso cobran más fuerza las declaraciones de Bep Llorens a este diario el pasado martes cuando afirmaba que su equipo tiene un amplio recorrido por delante porque apenas ha trabajado en común seis meses.

Se trata, por tanto, de darle esa continuidad para que crezca y mejore resultados en el futuro. Hay tiempo para lograrlo.

La tenemos

Miércoles, Marzo 27th, 2013

El nuevo escenario del fútbol insular, como se preveía tras el tsunami devastador del pasado año -desaparición del Sporting y descensos de Ferreries y Alaior- tenía que revitalizar a la segunda categoría insular y lo ha hecho. La Regional Preferente ha ganado un protagonismo merecido por razones obvias, incrementado en las últimas semanas con el reagrupamiento en la cima clasificatoria que otorga opciones de triunfo final a un ramillete de hasta cinco equipos. Lo nunca visto.

Queríamos un campeonato de Liga competido y abierto, y ahí lo tenemos como continuación de una Copa que fue no menos apasionante. Visto el equilibrio, el tramo final de la competición se presenta goloso para la afición. Disfrutemos todos de él.

La sangría federativa

Lunes, Marzo 11th, 2013

Que el baloncesto insular ha caído en un profundo pozo del que no advierte la salida es una verdad catedralicia causada, en gran parte, por la traumática defunción del Menorca Bàsquet.

La afición ha desertado como efecto colateral de tamaña pérdida, aderezada con la desaparición de los últimos vestigios de las categorías nacionales que no hace mucho todavía se disfrutaban en Maó, Alaior y Ciutadella. El deporte de la canasta ha pasado en un par de años de la abundancia a la carestía absoluta. Ni la ACB, Adecco Plata y EBA se correspondían quizás con la demografía de la Isla, ni tampoco lo es ahora la Segunda Autonómica en la que militan la mayoría de equipos.

La crisis ha sido devastadora hasta anular las ayudas institucionales y empresariales que hicieron realidad una utopía.

Las medidas obligadas, más allá del fallecimiento del gigante que fue el Menorca Bàsquet, fueron las renuncias a aquellas categorías profesionales o semiprofesionales que generaban interés en la masa social y ofrecían un cierto espectáculo para todos. Ese fue el caso de Jovent, Alcázar, Ciutadella o Ferreries en la LEB Bronce, EBA o Primera Nacional, grupo Balear.

Esas decisiones inevitables, sin embargo, no se corresponden actualmente con la sangría de gastos federativos según sea la inscripción de los equipos en la Primera Balear, Primera o Segunda Autonómica, tal y como informábamos esta semana. La Federación también debería ser consecuente con la pérdida de poder adquisitivo de los clubes y facilitar una única categoría en el territorio insular. De otro modo es lógico que los clubes opten por la división de menor rango, que es la más barata, para reducir gastos, aunque sea a costa de perder competitividad y tener que disputar un campeonato conjunto de tres categorías con muy pocos alicientes.

Torres precisa respaldo

Lunes, Marzo 4th, 2013

“En las dos próximas citas olímpicas puede llegar a mi altura. Albert Torres será medallista olímpico”. Tan osado vaticinio no lo hizo un familiar o un seguidor incondicional del ciclista menorquín, sino Joan Llaneras, el deportista español más laureado en la historia de los Juegos, hace justo un año  después que el ciclista ciutadellenc ganara el oro en persecución, en la Copa del Mundo disputada en Londres.

Desde entonces Albert Torres ha visto como las circunstancias se convertían en obstáculos de difícil superación porque no ha podido encontrar un equipo de carretera que le convierta en profesional. Cumplió su sueño en la cita de la capital inglesa pero a partir de ahí las adversidades están jugando en su contra, por más que acabe de demostrar su clase sobre la pista en el reciente Mundial de Minsk en el que ganó la medalla de plata junto a David Muntaner, en madison.
La Federación Española esta literalmente tiesa hasta el punto que debe soportar la vergüenza de que sus mejores exponentes corran con los gastos de viaje y estancia en campeonatos internacionales, como les sucedió a Albert y David en la Copa del Mundo disputada en Méjico el pasado enero.

Por si fuera poco, el ciutadellenc ha perdido la beca ADO de 20.000 euros con la que subsistir para seguir su preparación al ser excluido del equipo que corre una disciplina olímpica.

Torres es el referente actual del maltrecho deporte menorquín, junto a Sergio Llull. Sería el momento de que las instituciones le lanzaran el cable que precisa directamente a través de sus ayudas, o bien realizando las oportunas gestiones ante la Federación Española y el Consejo Superior de Deportes, y ahí también puede tener mano Arturo Sintes, presidente de la Balear. Todo con tal de que Albert no desperdicie la clase que tiene por falta de apoyos.