Así de real, así de triste

El Club Voleibol Ciutadella, a través de su presidenta, ha echado gasolina al fuego de la disputa abierta -guerra puede denominarse ya- entre la entidad y la corporación municipal que preside José María de Sintas.

En unas declaraciones estudiadas porque se trata de una entrevista propia en la página web del club, Moll carga no sólo contra el alcalde, con el que mantiene abiertas discrepancias al igual que otros de los miembros de su junta, sino contra la clase política de Ciutadella a la que responsabiliza del ‘desastre económico’ que sufre el consistorio. Moll, en suma, defiende la lícita aunque controvertida decisión de acudir a la justicia para reclamar una subvención atacando a quienes decidieron retirar las ayudas a clubes y entidades de la ciudad hace un año por el grave perjuicio que le causaron.

El fondo del discurso meditado que descarga la presidenta es tan cierto como que, a nivel global, ha sido la nefasta gestión de nuestros gobernantes la que ahora mantiene al país cogido con alfileres. Más discutible parece que deba ser un club deportivo el que enarbole la bandera de la reclamación de la justicia social, exigencia de responsabilidades, daños y perjuicios.

Mientras, el alcalde de amplias espaldas proclama su tranquilidad ante el ataque de la entidad de voleibol y esta vez no recoge el guante. Si alguien había soñado, por el bien de todos, en un posible acuerdo antes de la comparecencia judicial, que se olvide. La disputa entre la primera institución municipal y el primer club de la ciudad está más abierta que nunca. Así de real, así de triste.

Leave a Reply