Archive for Abril, 2012

La reinvención del Alaior

Lunes, Abril 30th, 2012

A partir de un criterio sentimental aunque quizás no excesivamente práctico, los socios con mayor peso e influencia en el histórico Club Esportiu Alaior decidieron aplazar el descenso a Regional Preferente el pasado año en una asamblea multitudinaria. Cuando la directiva había confirmado la pérdida de la categoría por deméritos deportivos o renuncia, según fuera el caso, debido a su situación económica, el ascenso del Manacor devolvió una plaza para que el Alaior siguiera en Tercera, y así sucedió.

Después de 32 años en la división nacional desde su reforma en 1979, el único club español que había militado ininterrumpidamente en ella, no podía abandonarla por mor de una renuncia que se fundamentaba en la sangrante pérdida de masa social y en la economía maltrecha que hipotecaba decisiones y futuro.

Un año después, sin embargo, se ha cumplido la peor expectativa. El CE Alaior ha descendido como último clasificado, un mes antes del final de la competición, tras una campaña en la que mucho han hecho los jugadores por defender la camiseta sin remuneración a pesar de sus pobrísimos resultados. El equipo ha malvivido en el fondo de la tabla pese a su loable esfuerzo.

Consumado el primer retorno a  Regional después de casi tres décadas y media, el histórico club de Los Pinos abre una nueva etapa. Ya no es el Alaior aquella referencia indiscutible del ocio dominical porque el panorama local, insular o nacional ofrece una oferta variada en la que el fútbol ha pasado a un segundo o tercer plano. Se trata por tanto, de aglutinar esfuerzos para hallar un nuevo punto de partida amateur con el que diseñar un futuro más realista y menos gravoso. Aquellos tiempos de finales de los 80 cuando el club, entonces presidido por Tòfol Vinent, soñó con plazas de ascenso, difícilmente regresarán pero el Alaior es una entidad viva, con una base sólida para reinventarse y continuar adelante. Seguro.

El ascenso sí que importa

Lunes, Abril 23rd, 2012

Un cierto reguero, a caballo entre la indiferencia y la resignación, parece extenderse en torno al Menorca Bàsquet y no decrece a medida que se aproxima el suculento postre del campeonato: los play offs de ascenso a la ACB.

A lo largo de la fase regular, la afluencia de seguidores al Pavelló ha menguado, si no de forma sustancial, sí persistente, aunque los partidos del equipo de la Adecco Oro continúan siendo, con mucha diferencia, el acontecimiento social que más menorquines reúne cada quince días. La misma situación la ha experimentado el Valeriano Allés Menorca Volei, aunque en ese caso la explicación resulte más obvia por el desarrollo lamentable del calendario que desconectó a la afición de Ciutadella.

Es el momento ahora de disparar el ánimo, abandonar el sofá y prestar a ambos equipos el calor que genera la grada. Y lo es por una razón fundamental que va mucho más allá del futuro incierto que aguarda a la Sociedad Anónima Deportiva Menorca Bàsquet a partir del término de la temporada en el caso que el Govern Balear retire su apoyo y provoque su disolución.

A día de hoy, el Menorca dispone de una de las mejores plantillas de la categoría, aunque su rendimiento general aún sea inferior al esperado, y está en disposición de pelear por su tercer ascenso a la ACB en siete años. Aprovechar esta coyuntura, rentabilizar las opciones y pelear por esa plaza es una obligación del club que preside Benito Reynés y un derecho de toda la sociedad menorquina que ha seguido sus avatares desde que llegara al baloncesto profesional.

Es importante para el Menorca y para Menorca que el nombre de la Isla se mantenga en el candelero nacional el máximo tiempo posible. Un tercer ascenso a aceptar o renunciar sería otra causa más para sostenerse en el primer plano de la actualidad y promocionar este rincón del Mediterráneo. Y eso nos interesa a todos.

CV Ciutadella, el valor insular

Lunes, Abril 16th, 2012

De sobras conocido el estado menguante del deporte insular como consecuencia de la depresión económica aderezada con errores de bulto en la administración de no pocos dirigentes, el Club Volei Ciutadella sobresale como la opción más fiable para el futuro a medio plazo.

En el próximo mes la entidad que preside Katy Moll al frente de un grupo de trabajo horizontal  está en disposición de conceder al maltrecho deporte de esta Isla otro trofeo nacional de máximo rango. Después de un campeonato atípico, descafeinado por su descenso de nivel y que ha distanciado a un sector de la afición del Pavelló, el equipo de Chema Rodríguez  ha cumplido el pronóstico para acabar en la cima de la clasificación regular. Lo ha hecho con más apuros, quizás, de los previstos por mor del golpe moral que supuso el fiasco de la Copa y, más recientemente, por la lamentable deserción de la brasileña Liz Hintemann. Ahí continúa el grupo de jugadoras abnegadas dispuestas a pelear por un título que sería el colofón justo a una campaña que se ha asemejado a un campo de minas porque han tenido que mantener la mentalidad, superar una reducción salarial y readaptarse a la marcha de una de sus titulares indiscutibles. Pese a todo, el trofeo está en su mano como poseedoras de la mejor posición de salida en el play-off gracias a su primera plaza en la Liga.

En todo caso, suceda lo que suceda en las eliminatorias, el CV Ciutadella tiene garantizada su subsistencia en la Superliga la próxima temporada aunque sea con un plantel menos competitivo que el de los últimos años por la nueva y presumible bajada de presupuesto ya que no arrastra un débito que se lo impida. Esa condición es la que le convierte en el mejor valor del deporte insular porque es la que, a día de hoy, no tienen por ejemplo, ni el Menorca Bàsquet ni el Sporting Mahonés cuyo futuro pende de un hilo.

Inocentada o premonición

Lunes, Abril 2nd, 2012

No parece demasiado oportuna, si no quizás premonitoria, la inocentada perpetrada ayer por el Menorca Bàsquet, aunque fuera retirada de su página web poco tiempo después debido a su dudoso gusto. Anunciaba el club el cese inmediato de todas sus actividades a partir de hoy lunes, tanto las del primer equipo, que quedaba fuera de la competición Adecco Oro y ya no disputaría su próximo partido ante el Palencia, como las de sus divisiones inferiores.

¿Es este el cruel final que le aguarda al club menorquín responsable de ofrecer a la isla un espectáculo deportivo insospechado, de primer orden internacional, durante los últimos años? .

Es posible que esta semana salgamos de dudas si el Govern Balear encuentra el modo plausible de justificar la retirada de su ayuda, como parece que puede suceder, o bien acaba por considerar la dimensión de esta entidad, su peso en la sociedad menorquina tanto como la trascendencia que da al nombre de la Isla fuera de ella. Si es así ejecutará un reparto más equilibrado de su presupuesto destinado a Deportes brindándole al club el sustento imprescindible para que resista y continúe adelante.

Estamos, por tanto, ante una Semana Santa que puede resultar de pasión o de gloria según sea el desenlace que le aguarde a esta Sociedad Anónima Deportiva. Y es que el Menorca ha insistido públicamente en que su única tabla de salvación para poder acometer el convenio con los acreedores que le permita sacar su proyecto de viabilidad pasa por recibir la ayuda institucional del Govern que, no lo olvidemos, fue su principal impulsor casi nueve años atrás. Si falla el Govern y el patrocinador principal ni está ni se le espera el futuro no existe para el Menorca como consecuencia de la deuda generada porque, a día de hoy, que se sepa, no hay otro plan B. La nefasta inocentada de ayer puede ser verdad mañana.