Archive for marzo, 2012

Malos tiempos y expectativas

lunes, marzo 19th, 2012

Que no corren buenos tiempos para los que han sido primeros exponentes del deporte insular en los últimos años es una realidad palmaria, indiscutible. Ha desaparecido el Sporting Mahonés mediada la competición de una forma tan lamentable que pocos o ninguno habrían sido capaces de predecir; el Menorca Bàsquet brinda una temporada que supera la calificación académica del notable a pesar del reciente fiasco en Tenerife pero su futuro a medio plazo está, a día de hoy, más coloreado en negro que la propia oscuridad; y el Valeriano Allés Menorca Volei ha sufrido la semana más triste de su historia reciente por el K.O. imprevisto en la Copa y la distorsionada imagen que ofreció el sábado ante su máximo rival, el Murillo.

Sin embargo, dentro del perfil bajo que acompañan las expectativas de unos y de otros prevalecen tres consideraciones que deben restañar la ilusión inmediata de los aficionados por encima de lo que pueda suceder más allá del 30 de junio. La primera nos remite al Pavelló Menorca donde, en el peor de los casos, llega un mes de mayo sabroso en las emociones que siempre descargan las eliminatorias de play-off. A ellas deben aferrarse los seguidores para volver a disfrutar del baloncesto y la incertidumbre de los partidos que van a celebrarse en Bintaufa. Después, el Govern dirá, aunque su mensaje del sábado en Alaior no invita precisamente al optimismo si no más bien todo lo contrario.

¿Y qué decir del Valeriano Allés? Consideremos que la ‘semana trágica’ reciente corresponde al bache habitual de todos los equipos durante la temporada. Si es así, la pérdida del liderato no tiene que menoscabar sus opciones para revalidar el campeonato. Tiene el equipo de Ciutadella voleibol y jugadoras de talla para lograrlo por más que el Murillo, con la profundidad de su plantilla y el factor cancha a su favor, sea el peor enemigo posible en un probable play-off final.

El Valeriano Allés no se va de copas

lunes, marzo 12th, 2012

Llamemos a las cosas por su nombre. La eliminación del Valeriano Allés Menorca en la primera semifinal de la Copa de la Reina ha sido, si no un gran fracaso, sí una gran decepción de la temporada, la sorpresa más amarga para el club que preside Katy Moll, aunque no la única. El Haro culminó ayer su hazaña conquistando el título en la final ante el segundo favorito, Murillo.

El CV Ciutadella se agarraba a un título que, ya sin su bestia negra, el Murcia, parecía tan cercano como dirigido hacia sus vitrinas. Su inmaculada trayectoria descansada en la calidad del grupo que adiestra Chema Rodríguez y en la superioridad exhibida en todo lo que llevamos de Liga eran el mejor salvoconducto para edulcorar un año especialmente trabado. El campeonato regular se halla desvirtuado por la pérdida de competitividad, la retirada de tres equipos o la permanencia de otros que no tienen nivel suficiente, y también por los cambios obligados en un calendario de locura. La entidad de Ciutadella ha tenido que rectificar con el motor en marcha para ajustarse a la retirada de las ayudas institucionales. Ganar la Copa, por tanto, habría supuesto una bocanada de autoestima para el club y un requiebro para quienes no valoran sus éxitos.

Quizás el exceso de confianza, alimentado también desde el entorno –prensa, afición, rivales…– cuando la semifinal ya estaba decantada hacia el pronóstico general saboteó el camino del Valeriano Allés hacia la gran final. Las jugadoras desaparecieron y tampoco hubo soluciones desde el banquillo para detener la hemorragia abierta en el tercer set. El auxilio de la veterana Sabrina Duarte, quizás, por su experiencia y carisma podría haber ayudado a modificar el desarrollo de los acontecimientos.

La conclusión de tamaño de­sencanto, que convierte en maldita esta competición para el club de poniente, es que este torneo no es el suyo, y que el deporte siempre mantiene su margen para la sorpresa. El Valeriano Allés no se va de copas.

Lección de realidad en el CPM

lunes, marzo 5th, 2012

Una extraordinaria clase didáctica de humanidad y futuro recibió el pasado viernes el equipo junior de baloncesto del CE Ferreries bajo una iniciativa tan original como acertada del coordinador técnico del club, Gaspar Roura. No fue una enseñanza técnica ni táctica sobre algún aspecto relacionado con la práctica del deporte que les une. Fue un seminario avanzado de cruda realidad, de las consecuencias que tiene el mal uso del libertinaje que acompaña en demasía a la adolescencia e incipiente juventud en los tiempos que corren desprovistos de valores fundamentales para preservar una educación apropiada.

Los jóvenes ferrerienses conocieron de primera mano las instalaciones del nuevo Centro Penitenciario de Menorca, acompañados por su atenta subdirectora. Tuvieron oportunidad de escuchar las explicaciones del médico que trata a los internos, la mayoría de ellos convertidos en presos por delitos relacionados con las drogas.

Sin embargo, la mayor enseñanza que extrajo el grupo de jóvenes azulgranas en la matinal en la cárcel fue escuchar con asombro el propio testimonio de cuatro reclusos quienes, ávidos de ser escuchados, expusieron el origen, las causas y las consecuencias que les habían llevado hasta allí. “Rompí los hilos que me unían a mis padres y me fíe de los que manejaban mis ‘amigos’ cuando los verdaderos amigos que tenemos todos, son la familia” expuso un recluso con enorme capacidad de autocrítica.

El posterior partidillo que jugaron mezclados los presos y los jóvenes de Ferreries les unió en torno al deporte de la canasta para acabar con la despedida del director del centro que se mostró tan entusiasmado como los propios miembros del equipo. Enhorabuena a todas las partes implicadas en este singular encuentro por haber hecho posible está inmejorable lección de realidad para jóvenes impartida por quienes torcieron su juventud y ahora pagan por ello.