¿Y ahora qué ?

La consumación del descenso abre una nueva etapa para el Menorca, tanto o más complicada que las dos campañas anteriores tras el traumático acaecido hace dos años. Presidente, director general –ensimismado en los dos últimos meses– y consejo de administración deberán analizar lo sucedido y exponer un balance público que, lamentablemente, tendrá pocos apuntes positivos. La plantilla ha perdido la categoría por su escaso nivel, la masa social ha decrecido de manera sustancial, o cuanto menos la asistencia al Pavelló en la segunda vuelta, y la economía no ha conseguido reactivarse hasta el punto de que el concurso de acreedores parece la única solución que se anunciará en breve.

Con ese panorama Benito Reynés debe explicar cómo puede levantarse un nuevo proyecto que evite la fuga de socios pese al descenso y reconstruya el ánimo que permita   encarar la nueva temporada en LEB con un equipo competitivo en el que, muy probablemente habrá nuevo inquilino en el banquillo.

Leave a Reply