Archive for mayo, 2011

Ciutadella es diferente

lunes, mayo 16th, 2011

Eran exactamente las 21.02 de anoche cuando Tico González elevaba la Copa de campeones al cielo del Pavelló d’Esports de Ciutadella. Fue ese el momento culminante, justo el instante en el que el tiempo se detuvo para loar a un club ejemplar, el Volei Ciutadella, que ayer alcanzó el cielo estrellado, la gloria merecida en función de la sensatez imprimida a cada una de sus actuaciones desde que viera la vida hace poco más de 25 años.

No es de extrañar, por tanto, que las lágrimas se abrieran paso en los rostros de los históricos dirigentes del entrañable club de Ciutadella cuando observaban a las jugadoras en la tarima del estrellato con la Copa ya en su poder.
Nadie podrá olvidar una tarde como la de ayer en la que Menorca, su afición, hizo los puntos que precisaba al equipo para desperezarse tras un comienzo al ralentí que le llevó a ceder el primer set.

La puesta en escena fue colosal, tanto como el ambiente que creció remate a remate, punto a punto, a medida que el Valeriano Allés comenzaba a dominar la final. El color rojo del club  se desparramó por las gradas del Pavelló donde se hizo notar la banda de música de Alaior en cada tiempo técnico. Como no, la bandera de Sant Joan, presidía un lateral justo enfrente de las autoridades. Precisamente dos de ellas, Joana Barceló y Marc Pons, fueron los únicos a quienes les silbaron los oÍdos en la fiesta desatada tras el partido al ser pitados cuando fueron anunciados sus nombres por la débil megafonía. Entre ellas no estaba el ínclito presidente del Murcia, Evedasto Lifante, quien prefirió seguir el partido a pie de pista y acabó consolando a sus excelentes jugadoras tras el último punto.

Porque el Murcia fue un rival de talla, de enorme talla, pero esta vez mordió el polvo diluyendo así su condición de bestia negra para el Club Volei Ciutadella. El equipo de Chema Rodríguez, con Kilye Atherstone acaparadora del MVP gracias a su aportación sensacional, coronó así el mejor año de su historia que, a día de hoy, parece insuperable. Y es que la entidad consiguió aquello que se había propuesto  al término del ejercicio anterior eligiendo el mejor camino para lograrlo:  ser campeonas en Ciutadella y Ciutadella a partir de ahora también será diferente porque desde ayer tiene al mejor equipo de España de voleibol como ganador de una primera Liga profesional. Casi nada. Enhorabuena

Benito Reynés y la tranquilidad

lunes, mayo 16th, 2011

“No quiero que la gente piense que esto se ha acabado, seguiremos y haremos un equipo competitivo. Jugaremos en LEB, una categoría en la que disfrutamos mucho el año pasado y en la que se puede ver buen basket”. Las palabras de Benito Reynés, ayer tras el partido, continuación de las manifestadas a este diario tras consumarse el descenso, trasladan un necesario mensaje de tranquilidad para encarar el difícil tránsito hacia el nuevo proyecto considerando la abundante carga que sostiene la débil economía de la entidad.

El segundo paso por la ACB ha sido fugaz y la clasificación final, colista, la peor en su trayectoria en esta Liga. Pero no debe interpretarse como un fracaso. A pesar de su pésimo balance el equipo ha tenido carácter para no dejarse ir ni cuando llegó a acumular 11 derrotas consecutivas. Falta, eso sí, que presidente y director general, evalúen su gestión durante la campaña y asuman si a pesar de la sangrante economía no habría sido posible reunir más experiencia en el vestuario o dar un golpe de timón cuando se inició el vertiginoso camino hacia el descenso.

De momento su primera medida ha sido prescindir de Paco Olmos. La decisión, previsible desde hace tiempo aunque no exenta de controversia, se antoja apropiada. No hubiese sido conveniente ni para el club ni para el técnico prorrogar la relación tras la dureza de esta campaña porque en un año más, de no cumplirse los objetivos, el desgaste mutuo habría podido torpedear un desenlace que ahora, aparentemente, resulta amistoso.

La marcha de Olmos no será la única. El cuerpo técnico finaliza contrato, Tisi Reynés, incluido. Ibón Navarro podría retornar a Vitoria, y ningún jugador tiene contrato en vigor. Retener a alguno de los actuales parece complicado por su caché y porque los jugadores, salvo Otegi, residente en la Isla, no están demasiado por la labor para renovar dado lo que el club les adeuda.

Punto de partida en el CE Alaior

martes, mayo 10th, 2011

Treinta y dos años ininterrumpidos en una misma categoría, la Tercera División, es un registro fantástico que distingue y singulariza al CE Alaior entre todo el fútbol nacional porque ningún otro club ha sido capaz ni tan siquiera de aproximarse a él. Ese récord insólito está a punto de volatilizarse si el equipo no vence el próximo domingo en Sa Pobla  ante un rival que se juega su presencia en el play-off, y el Ferreries derrota al Ferriolense. Es posible, sí, pero poco probable.

Ha flirteado el Alaior con la pérdida de la preciada categoría en la última década hasta alcanzar la situación límite en la que se encuentra hoy. Ese es el primer argumento para desdramatizar el desalojo de la Tercera División si éste finalmente sucede. Más al contrario, deberían los alaiorenses rentabilizar un  tránsito obligado por la categoría inferior que quizás, sea un antídoto apropiado para regenerar el tejido que presta  o prestaba sustento a la histórica entidad. Los aficionados que de un tiempo a esta parte han aparcado su filiación con la entidad albinegra hasta conseguir que el cemento se imponga lamentablemente en el campo de Los Pinos, constituyen causa y efecto del posible descenso. Cierto que el fútbol dominical en Alaior, como en otros muchos lugares, perdió hace años el papel estelar que tenía reservado casi en exclusiva en el tiempo libre de la población debido al incremento de la oferta de ocio. Pero también lo es, seamos realistas,  el hastío de la categoría después de tantas temporadas –32 consecutivas– en ella viendo desfilar por Los Pinos a los mismos rivales y salvo en las campañas de finales de los 80 y principios de los 90 (de 1987 a 1991), sin tener opción a ilusionarse con una promoción o un ascenso. Ese cansancio  también ha ejercido su influencia en la deserción de los aficionados que ha redundado en la pérdida de presupuesto y en la confección de plantillas más limitadas.
Por estos motivos si el Alaior acaba perdiendo su condición de club tercerdivisionario al término de esta campaña, directiva y seguidores estarán ante un punto de partida que llega en un buen momento por muy doloroso que resulte el día después de haber cerrado este registro único.

Se trata de dar un paso atrás que reactive a los aficionados para poder dar otro adelante en una o varias temporadas al tiempo que la directiva sanea la maltrecha economía. Pese a los tiempos que corren el caché del Alaior como club no se va a resentir por militar en una categoría inferior.

El empujón definitivo

martes, mayo 10th, 2011

Hace apenas dos décadas Menorca aparecía en la geografía nacional e internacional como un anhelado rincón vacacional. Cierto que la industria del calzado, la bisutería o el queso guardaban una consideración notable pero lo hacían, fundamentalmente, en los ámbitos de sus propios gremios. Hoy Menorca es algo más que toda su producción propia o la belleza paradisíaca que le ha regalado la naturaleza. Y lo es gracias al deporte, gracias a la progresión sostenida del CB La Salle Mahón, renombrado Menorca Bàsquet después de su ascenso a la LEB, y al Club Volei Ciutadella.

Los dos estandartes del deporte insular se han abierto camino en la élite española escalando peldaño tras peldaño a partir de la gestión emprendedora de sus principales dirigentes y el respaldo social e institucional de sus proyectos hasta situarse en la categoría superior de sus respectivas disciplinas. El Menorca sufre la exigencia de la ACB que le ha abierto sus puertas en dos ocasiones y también se las ha cerrado. Pero el Club Volei Ciutadella ejemplariza la regularidad ascendente, esa misma que le ha llevado al lugar que ocupa esta misma semana.

Un partido, sólo uno, el que jugará el próximo sábado en Ciutadella, separa al club de poniente de conseguir el máximo galardón posible que nunca antes haya conquistado una entidad de este rincón mediterráneo, es decir, proclamarse campeón de la primera liga profesional femenina del país.

Por la trascendencia del campeonato, por las alegrías proporcionadas en los últimos años, por trasladar el nombre de Menorca a la península, las Canarias y más allá de los pirineos… y porque se lo merece tras su épica reacción del sábado en Murcia, es el momento preciso para que la sociedad insular, tanto la que sigue el deporte como la que se muestra indiferente, dé el próximo sábado el empujón definitivo al equipo orgullo del CV Ciutadella. Se lo ha ganado.

¿Y ahora qué ?

jueves, mayo 5th, 2011

La consumación del descenso abre una nueva etapa para el Menorca, tanto o más complicada que las dos campañas anteriores tras el traumático acaecido hace dos años. Presidente, director general –ensimismado en los dos últimos meses– y consejo de administración deberán analizar lo sucedido y exponer un balance público que, lamentablemente, tendrá pocos apuntes positivos. La plantilla ha perdido la categoría por su escaso nivel, la masa social ha decrecido de manera sustancial, o cuanto menos la asistencia al Pavelló en la segunda vuelta, y la economía no ha conseguido reactivarse hasta el punto de que el concurso de acreedores parece la única solución que se anunciará en breve.

Con ese panorama Benito Reynés debe explicar cómo puede levantarse un nuevo proyecto que evite la fuga de socios pese al descenso y reconstruya el ánimo que permita   encarar la nueva temporada en LEB con un equipo competitivo en el que, muy probablemente habrá nuevo inquilino en el banquillo.

Madrid-Barça se empeñan en desvirtuar su fama

lunes, mayo 2nd, 2011

Para los barcelonistas, con la Liga en el saco y otra final de la Champions a tiro, el saldo del poker de clásicos que ha vivido el fútbol español arroja un resultado dulce. Ha cedido la Copa a su eterno rival, sí, pero ha salido vencedor en los otros dos cruces que reúnen más pedigrí que la competición copera, a falta del partido de vuelta de la semifinal europea en el Camp Nou.

Sin embargo, más allá de la explosión jubilosa madridista en Valencia por su reencuentro con un título tres años después o la celebración prematura de los azulgrana, la fotografía del tetraduelo entre los que supuestamente son los dos mejores equipos del planeta va a quedar borrosa, difuminada. A excepción del ejercicio de precisión que supuso el golazo decisivo de Cristiano en la final copera o la sutil maravilla conceptual del segundo tanto de Messi en la semi europea del Bernabeu, la mezquindad del fútbol mourinhista ha arrebatado la posibilidad real de haber degustado auténticos duelos de titanes del fútbol mundial. En su lugar, el discurso incendiario del entrenador portugués replicado en primer término y con cierto exceso por Guardiola, ha alimentado la confrontación barriobajera sobre el césped entre unos y otros, más propia de otras categorías y otros equipos. Ni el supuesto señorío de sus dos presidentes que están en las antípodas de aquellos Lorenzo Sanz o Joan Gaspart del pasado decenio ha neutralizado la guerra que parece anacrónica entre los dos colosos del fútbol universal en el momento en que podían presumir de ello y han logrado lo contrario.