Si es, que sea ahora

La esperada guerra por la permanencia en la que se halla inmerso el Menorca Bàsquet, alcanzará el próximo día 20 una batalla fundamental que, muy probablemente, marcará el futuro del equipo de Paco Olmos en este selecto campeonato.

El encuentro frente al Alicante registra una trascendencia mayúscula tanto por la proximidad clasificatoria como por la necesidad perentoria que tiene el equipo de salir vencedor y tomar aire con el que mantenerse en la zona de combate. La modestia de la plantilla, sus resultados, concluyen que precisa algo más de lo que tiene para encarar y ganar este partido, los del Manresa, Granada y al menos dos o tres más que le sirvan de salvación. Ya no se trata exclusivamente de la insuficiente aportación del banquillo porque otro día los titulares fallan tiros libres determinantes, canastas fáciles, o se escapa el rebote defensivo y acaban perdiéndose partidos que podían haberse ganado.

Oriol Humet, comprobado el discretísimo efecto de la ampliación de capital que no funciona,  escruta el mercado en busca de un saldo, un refuerzo olvidado o salido de una lesión que precise recolocarse en la ACB y utilice al Menorca como plataforma de lanzamiento. Y tiene nombres sobre la mesa. Si ha de elegir a uno, debe ser en este momento.

Leave a Reply