Archive for Febrero, 2011

Sabíamos que podía pasar

Lunes, Febrero 21st, 2011

El tono apagado y tristón con el que Paco Olmos se enfrentó a la realidad postpartido fue proporcional a las ilusiones perdidas tras una manifestación deportiva intensa que incluyó emoción, stress y desencanto. Esa desazón era común en el rostro de los aficionados que se habían dejado las cuerdas vocales en la grada para evitar el desenlace final, cuando abandonaban cabizbajos el Pavelló.

El Menorca enterró ayer en la pista un pedazo considerable de opciones para atrapar la permanencia, que se aleja irremisiblemente aun cuando faltan trece jornadas para la conclusión. Es la consecuencia ajustada a una trayectoria que le guía hacia el descenso después de presentar un solo triunfo en los últimos 11 partidos que ha jugado.

Corto de talento, justito de calidad pero sobrado de esfuerzo, el grupo menorquinista –más los titulares que los suplentes cuya aportación se circunscribe normalmente al apoyo entusiasta desde el banquillo– hincó la rodilla de forma cruel cuando había tenido arrestos para la remontada.

De poco le sirvió. Cuando no es el perímetro, es la pintura; cuando no es la defensa es el ataque, y ayer además, los errores habituales en los tiros libres le condenaron a la nueva decepción que le acomoda en el pozo clasificatorio. Habrá que comenzar a preguntarse si aun con los limitados recursos no pudo haberse formado un plantel algo más competitivo que este. En todo caso, aún hay orgullo, aún hay partidos y, por tanto, todavía queda fe por más que lo de ayer suponga un revés trascendental.

Sabíamos lo que podía pasar cuando el Menorca se adentró en esta peligrosa aventura y ese es el motivo para la condescendencia de la afición que, sin embargo, no debe confundirse con una resignación apresurada. Mientras haya posibilidades matemáticas, habrá esperanza. Pues eso.

—————–

Artículo publicado en el “Menorca” el día 21 de febrero de 2011 tras la derrota ante el Alicante

Si es, que sea ahora

Martes, Febrero 8th, 2011

La esperada guerra por la permanencia en la que se halla inmerso el Menorca Bàsquet, alcanzará el próximo día 20 una batalla fundamental que, muy probablemente, marcará el futuro del equipo de Paco Olmos en este selecto campeonato.

El encuentro frente al Alicante registra una trascendencia mayúscula tanto por la proximidad clasificatoria como por la necesidad perentoria que tiene el equipo de salir vencedor y tomar aire con el que mantenerse en la zona de combate. La modestia de la plantilla, sus resultados, concluyen que precisa algo más de lo que tiene para encarar y ganar este partido, los del Manresa, Granada y al menos dos o tres más que le sirvan de salvación. Ya no se trata exclusivamente de la insuficiente aportación del banquillo porque otro día los titulares fallan tiros libres determinantes, canastas fáciles, o se escapa el rebote defensivo y acaban perdiéndose partidos que podían haberse ganado.

Oriol Humet, comprobado el discretísimo efecto de la ampliación de capital que no funciona,  escruta el mercado en busca de un saldo, un refuerzo olvidado o salido de una lesión que precise recolocarse en la ACB y utilice al Menorca como plataforma de lanzamiento. Y tiene nombres sobre la mesa. Si ha de elegir a uno, debe ser en este momento.

González y su despido

Lunes, Febrero 7th, 2011

No resulta nada frecuente que un entrenador proclame su felicidad tras haber sido destituido al frente de un equipo profesional. Es el caso de Hugo González, ya extécnico del Alaior Menorcarentals.com, primer conjunto del CB Jovent. Perder consecutivamente los dos partidos ante los dos colistas de la Liga por más que existan ciertos condicionantes que no debieron ser decisivos, establece un argumento para cuestionar el trabajo o la capacidad de un entrenador cuyo equipo transita por debajo de lo esperado. Esa fue la decisión de la directiva que, seguro, agrupó más causas para despedirlo aunque no las haya hecho públicas.

González, en sus últimas declaraciones no dejó títere con cabeza. Salvó al presidente, Xavi Sáiz, cuyo peso es igual o incluso menor al de otros miembros de la junta, e hizo manifiesta su incompatibilidad con uno de los directivos históricos. Recordó que la entidad le planteó como única meta la permanencia, lamentó que la junta no fichara un recambio para Molina, y cuestionó la vinculación del club con el Menorca Bàsquet. Por todo ello dijo sentirse aliviado tras el despido que se había fraguado semanas atrás después de un enfrentamiento con ese mismo dirigente.

No parecen buenos tiempos para el primer equipo alaiorense, que posiblemente paga las consecuencias de su arriesgada aventura en la LEB Plata a la que tuvo que renunciar. Incluso Sáiz apuesta ahora también por abandonar la EBA al final de temporada. En ocasiones es bueno retroceder para avanzar pero no tanto ni después de tanta agitación.