Archive for Enero, 2011

El desenlace más cruel

Lunes, Enero 31st, 2011

No nos engañemos. La jornada dominical que pretendía ser una manifestación de felicidad para el deporte insular derivó en una decepción inevitable a fuerza de derrotas. El Club Voleibol Ciutadella se quedó sin Copa y el Menorca Bàsquet deterioró su imagen frente al DKV Joventut de Badalona, enlazando su cuarta derrota consecutiva.

El representante insular en la ACB olvidó su imagen combativa frente a un rival menguado por las bajas y no tuvo argumentos para pelearle la victoria, que se le marchó definitivamente a poco de iniciarse el tercer cuarto. Las esperanzas se mantienen, sí, pero también se acortan.

No puede decirse lo mismo del Valeriano Allés Menorca Volei ayer en la final de Copa frente al Murcia, su enemigo imposible, que además maneja la normativa federativa a su antojo para contratar a jugadoras que marcan diferencias en los momentos precisos.

Éste era el torneo de las jugadoras del Club Volei Ciutadella por calidad, trayectoria, compromiso y merecimiento. Sin embargo el desenlace volvió a ser cruel y proporcional a la ilusión de las bermellonas, esa misma que habían generado entre su legión de seguidores a golpe de triunfos y más triunfos.

La censura no cabe en este grupo de heroínas, cuyas lágrimas, en la entrega de trofeos, ponen de manifiesto el carácter del grupo. Una conclusión subyace tras este dolorosa pérdida del ansiado trofeo y es que el voleibol está en deuda con el CV Ciutadella. Queda temporada por delante y hay recursos para saldarla.

El desenlace más cruel

Lunes, Enero 31st, 2011

No nos engañemos. La jornada dominical que pretendía ser una manifestación de felicidad para el deporte insular derivó en una decepción inevitable a fuerza de derrotas. El Club Voleibol Ciutadella se quedó sin Copa y el Menorca Bàsquet deterioró su imagen frente al DKV Joventut de Badalona, enlazando su cuarta derrota consecutiva.

El representante insular en la ACB olvidó su imagen combativa frente a un rival menguado por las bajas y no tuvo argumentos para pelearle la victoria, que se le marchó definitivamente a poco de iniciarse el tercer cuarto. Las esperanzas se mantienen, sí, pero también se acortan.

No puede decirse lo mismo del Valeriano Allés Menorca Volei ayer en la final de Copa frente al Murcia, su enemigo imposible, que además maneja la normativa federativa a su antojo para contratar a jugadoras que marcan diferencias en los momentos precisos.

Éste era el torneo de las jugadoras del Club Volei Ciutadella por calidad, trayectoria, compromiso y merecimiento. Sin embargo el desenlace volvió a ser cruel y proporcional a la ilusión de las bermellonas, esa misma que habían generado entre su legión de seguidores a golpe de triunfos y más triunfos.

La censura no cabe en este grupo de heroínas, cuyas lágrimas, en la entrega de trofeos, ponen de manifiesto el carácter del grupo. Una conclusión subyace tras este dolorosa pérdida del ansiado trofeo y es que el voleibol está en deuda con el CV Ciutadella. Queda temporada por delante y hay recursos para saldarla.

La semana del voleibol

Lunes, Enero 24th, 2011

Entramos hoy en la semana del voleibol por razones suficientemente explícitas. Un representante de la tierra, el Valeriano Allés Menorca Volei, primer equipo del CV Ciutadella, orgullo del deporte insular, recientemente proclamado por tercera vez Protagonista de la Vida Deportiva insular de 2010, acude a la disputa de la Copa de la Reina como candidato al triunfo.

Su imponente temporada hasta el momento, que le tiene acomodado en lo alto de la clasificación de la competición de la regularidad, con cierta distancia incluso respecto a sus perseguidores, y su avance sostenido en el campeonato europeo, la CEV Cup, le proporcionan esta condición inherente a su realidad actual. Se hace difícil, por no decir imposible, evocar cualquier otro campeonato de rango nacional de primer nivel en el que un equipo menorquín irrumpiera como rival a batir, como favorito número uno.

Sólo esta condición ya supone un hecho novedoso e indiscutiblemente relevante en el concierto insular que no hace si no reflejar el acierto de las decisiones adoptadas por los rectores de esta modélica entidad a lo largo de su existencia, una tras otra, hasta llegar a este insólito status.

En octubre, justo cuando arrancaba la temporada, titulábamos en este diario el suplemento de voleibol con un elocuente ‘Aquest any sí’, el mismo lema con el que muchos años atrás, los seguidores del Barça se autoestimulaban cada inicio de Liga después de la decepción del curso anterior. El CV Ciutadella –Valeriano Allés Menorca Volei– no decepciona nunca, pero no es menos cierto que esta campaña va camino de ser la suya.

Convivir con esta presión de la que felizmente el mismo equipo se ha rodeado, saber gestionarla y mantener su nivel de voleibol, serán las claves para que los títulos lleguen, por fin, a las vitrinas del club ciutadellenc. A por ellos.

Del segundo al primer plano

Martes, Enero 18th, 2011

Sostienen en Catalunya que el presidente del Fútbol Club Barcelona tiene más notoriedad incluso, que el de la propia Generalitat. Es el reflejo inequívoco del peso social que mantiene la modélica entidad azulgrana en su propio territorio y en un radio de influencia que alcanza a numerosos rincones del planeta por lejanos que sean. No es de extrañar, por tanto, que en este mundo globalizado su cabeza más visible a nivel directivo ostente un grado de popularidad consuetudinario al cargo como sucedió en su día con José  Luis Núñez, el ínclito Joan Gaspart o, más recientemente, con el inefable Joan Laporta.

Si extrapolamos al ámbito insular esta verdad de principio abstracto pero desarrollo científico hallaremos ejemplos que la respaldan. Es el caso de Benito Reynés Gelabert (Maó, 59 años), proclamado el domingo en la cena de Sant Antoni de Editorial Menorca, Protagonista de la Vida Económica de la Isla en 2010. El reconocimiento le arriba al empresario hecho a sí mismo en plena madurez como resultado de una gestión plausible al frente de la empresa que da empleo a 30 trabajadores, Náutica Reynés, tras haber completado en el año anterior tres cuartos de siglo de existencia desde que se fundara en 1935, y compaginar tamaña dedicación profesional con el gobierno del primer club deportivo de la Isla, el Menorca Bàsquet, de manera entusiasta y altruista.

A la vista de la salud actual de la que puede presumir Náutica Reynés, sociedad histórica del escaparate menorquín gestionando la crisis sin menoscabo de los productos que distribuye y comercializa resulta más que justificada la distinción que recogió anteayer su principal responsable en la gran celebración del diario Menorca.

Benito Reynés atraviesa, posiblemente, el momento más dulce de su prolongada trayectoria laboral esculpida a base de entrega plena como buen empresario que se precie, intuición y talante para pasar del trabajo con el hierro iniciado por su abuelo en 1935, al ramo de las bicicletas y los ciclomotores hasta desembarcar definitivamente en el mundo náutico a partir de 1965 bajo su propia y directa iniciativa. Ahora Reynés ocupa el mismo lugar de los otros grandes empresarios de la nuestra tierra que ya ubican en sus vitrinas la distinción anual de este diario. Es el caso de Jaime Mascaró, Santiago Pons Quintana, Antoni Palliser o Domingo Marqués (EPD).

Sin embargo ha sido su otra gran pasión, el baloncesto, la que le ha puesto en la vanguardia mediática general de este territorio. Benito Reynés accedió a la presidencia del Menorca Bàsquet en junio de 2009 tras la convulsa salida de José Luis Sintes, de quien fue su fiel compañero durante diez años como segundo dirigente de la entidad, y otros diez más como miembro de la directiva comandada por Paco Llull en los 90.

De la noche a la mañana una persona aparentemente tímida, de oratoria limitada (“lo meu és vendre barques, no estar davant es micros”, repetía entonces) y sin carisma conocido dio el salto a los micrófonos y dejó de ser el personaje que aparecía en el extremo de la fotografía para ocupar su parte central. Prometió entonces un cambio en el modelo de gestión presidencialista al que relevaba y aseguró que el suyo sería siempre el segundo plano, eso sí, preconizando un entusiasmo mayúsculo para devolver a Menorca y a los menorquines el baloncesto ACB que acababa de perderse con el descenso.

El tiempo ha permitido constatar que Benito Reynés no iba de farol por más que lo pareciera en aquellos días de junio de 2009 que alteraron la tranquila sociedad insular. El nuevo presidente fue rompiendo paulatinamente con el pasado y miró hacia el futuro con enardecimiento. La pizca de fortuna le sonrió en el momento adecuado y puso al equipo y al club, de nuevo y en las primeras de cambio, en la primera liga europea.

Mejorado su discurso oficial, dispuesta su sonrisa a aparecer en un rostro que aguanta el desgaste de su doble dedicación con el consentimiento familiar, el primer responsable de Náutica Reynés, a la sazón, presidente del Menorca Bàsquet, encara el corto plazo con osadía.

La ampliación de capital en la Sociedad Anónima Deportiva es su principal caballo de batalla visto el ritmo menor de la venta de títulos que debería multiplicarse de aquí al final del campeonato para garantizar su subsistencia. Probado queda que este empresario mahonés sabe lo que lleva entre manos.

La pelea continúa porque el equipo está vivo

Martes, Enero 18th, 2011

¡Cómo cambia el ánimo simplemente de un día para otro! El miércoles noche el Menorca había consumido otro enorme pedazo de su limitada credibilidad después de una actuación menor frente a un rival mayor -Bizkaia Bilbao- que le sometió sin demasiada oposición. Sin embargo ayer el equipo de los menorquines se sacó de la manga un partido sobrio en el que consiguió ejemplarizar su conocido compromiso, esta vez condimentado con una concentración sostenida que le condujo a una victoria diferente porque ese triunfo es mucho más que una victoria.

De un plumazo el Menorca sesgó su dinámica negativa harto preocupante que le había llevado a encadenar seis derrotas seguidas, reintegró al Manresa en el fuego cruzado de la zona candente del campeonato y, lo más importante, recuperó autoestima, capturó moral, ganó futuro.
Y es que, consumida la primera vuelta de la Liga, o sea, 17 partidos, el grupo de Olmos -un sufridor con la cabeza fría para tomar decisiones acertadas en momentos determinantes- no ocupa posición de descenso. Ese registro, solamente ese, ya es un triunfo plausible en función de una plantilla tan modesta como comprometida. Han sido cinco victorias acumuladas, todas ellas frente a rivales directos, incluso dos a domicilio. No está tan mal.

No se trata de concluir que el panorama de este equipo es hoy otro por haber ganado ayer en Manresa. Sería de necios considerarlo así. Sufrirá hasta la extenuación para evitar el descenso. Tarde o temprano, muy posiblemente regresará a la zona de desalojo de la ACB, un lugar que no le es desconocido ni al equipo ni a la afición, pero está en la batalla. Merece consideración y reconocimiento, conceptos que no deben relacionarse nunca con el de resignación, la que parecía haberse instalado en el Pavelló. La pelea continúa. El equipo está vivo.

Perseverancia y moral

Lunes, Enero 10th, 2011

Aunque sólo sea por su perseverancia, por la contumacia con la que exponen sus argumentos, los responsables directivos y ejecutivos del Menorca Bàsquet merecen una respuesta positiva o, cuanto menos, un reconocimiento a su esfuerzo. Y es que su cruzada contra los elementos que marcan la implacable recesión económica con el fin de relativizarla y convencer a los menorquines de las prebendas individuales y generales que incorporan la compra de acciones en la ampliación de capital es todo un ejercicio de moral. Esas ventajas son ciertas, quizás intangibles, pero reales porque como apuntaba Francisco Domínguez, gerente del Menorca en un artículo días atrás. La presencia de este club en la ACB sitúa a la Isla en el mapa y representa un orgullo patrio indiscutible por el mérito fantástico de equipararse con ciudades y entidades con las que sería imposible alternar en cualquier otro orden.

El momento coyuntural sabotea el recurso obligado que arbitró el consejo de administración para dar viabilidad al proyecto de la Sociedad Anónima Deportiva en la ACB. No existen cifras concretas servidas por la entidad, pero resulta sencillo concluir que el ritmo de adquisición no responde, ni con mucho, a las necesidades perentorias con que se aprobó esta ampliación por valor de 2,5 millones de euros. “Yo ya compré cuando hicieron la conversión y nos obligaron si queríamos mantener el carnet de socio pero ahora no puedo”, suele ser el comentario habitual entre los aficionados. Una postura lícita que, en todo caso, contribuye a cuestionar seriamente el status del club en la primera liga europea.

La solución está en que cada uno realice el mayor esfuerzo que su pecunio le permita, aunque esta suma nunca se acercará a la perseguida. Está claro que debe ser la clase empresarial, tan cuidada por el club últimamente, la que dé el paso adelante. De otro modo, la ampliación caminará hacia el fracaso como ha sucedido en otras entidades de esta Liga cuya subsistencia es inexplicable.